Extraña salamandra mexicana ofrece esperanza a amputados

miércoles 17 de junio de 2009 17:16 GYT
 

Por Mica Rosenberg

MEXICO DF (Reuters) - Científicos han modificado genéticamente una salamandra mexicana de extraña apariencia, que según un mito azteca es un dios transformado, con la esperanza de que su capacidad para regenerar partes de su cuerpo ayude algún día a personas con amputaciones.

También conocidos como "monstruos del agua", los ajolotes están cerca de la extinción en su último reducto natural: unos contaminados canales al sur de la Ciudad de México, por donde circulan decenas de balsas multicolores que pasean turistas y bandas de mariachis.

Pero el baboso animalito, de 15 centímetros de largo, coronado por una serie de peludas branquias y pequeños ojos negros como de botón, es un éxito en los laboratorios, donde logra reproducirse con facilidad.

El ajolote se ha convertido en el consentido de muchos investigadores gracias a su capacidad para regenerar tanto sus extremidades heridas como la mandíbula, piel, órganos y hasta partes del cerebro y espina dorsal.

Otros animales pueden regenerarse, pero sólo las salamandras pueden hacer crecer de nuevo muchas partes de su cuerpo varias veces a lo largo de su vida.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha donado 6,5 millones de dólares a científicos que estudian a esta extraña criatura con la intención de que puedan ayudar en el futuro a los más de 1,000 soldados que perdieron alguna extremidad en las guerras de Irak y Afganistán.

En un laboratorio mexicano, donde estudiantes de biología detallan el cada vez más reducido hábitat natural del animal, un ajolote cuya pata fue arrancada por un compañero de estanque desarrolla ya una pequeña réplica, con dedos incluidos.

"Los humanos pueden reparar tejido, pero no lo reparan a la perfección. El ajolote, bajo ciertas circunstancias, puede entrar en una condición donde repite el proceso de cuando era embrión", dijo Elly Tanaka, del centro para terapias regenerativas en Dresden, Alemania.   Continuación...

 
<p>Un ajolote nada en el acuario de la Universidad Aaut&oacute;noma de M&eacute;xico en Ciudad de M&eacute;xico, 10 jun 2009. Cient&iacute;ficos han modificado gen&eacute;ticamente una salamandra mexicana de extra&ntilde;a apariencia, que seg&uacute;n un mito azteca es un dios transformado, con la esperanza de que su capacidad para regenerar partes de su cuerpo ayude alg&uacute;n d&iacute;a a personas con amputaciones. REUTERS/Felipe Leon</p>