China da marcha atrás con software internet

miércoles 1 de julio de 2009 09:19 GYT
 

Por Chris Buckley

PEKIN (Reuters) - Las ambiciones chinas de reforzar su control en internet con un software de filtro se convirtieron el miércoles en una muestra de los límites de su poder, mientras activistas y grupos de la industria celebraron un abrupto retraso en la entrada en vigencia del polémico plan.

La sorpresiva demora fue reportada el martes a última hora por la agencia de noticias Xinhua, que dijo que el Ministerio de Industria e Información Tecnológica "retrasaría la instalación obligatoria del controvertido 'Green Dam-Youth Escort' software de filtrado en las computadoras nuevas".

Varios funcionarios indicaron que el software tiene como objetivo restringir el acceso a la pornografía en internet, y se había dicho originalmente a las compañías de computadoras que desde el miércoles debían instalar "Green Dam" a cualquier computadora personal destinada a la venta en el país.

Pero la orden fue cuestionada por los opositores a la censura, grupos de la industria y funcionarios de Washington como precipitada, políticamente intrusiva, técnicamente ineficiente y comercialmente injusta.

Los fabricantes de computadoras en buena parte han evitado hacer declaraciones públicas sobre el tema.

Profesionales de internet y activistas están divididos respecto a sí el plan quedará en el olvido.

Pero los controvertidos esfuerzos anteriores de China para aumentar el control sobre los blogs de internet y otras redes en la web se han esfumado en silencio sin haber sido revocados oficialmente.

"Este es el resultado de una presión combinada de usuarios locales de internet y una serie de fuerzas en el país y el exterior", dijo Wen Yunchao, un editor del popular sitio web chino Netease (www.netease.com).   Continuación...

 
<p>Un hombre usa un computador en un cibercaf&eacute; en Pek&iacute;n, China, 1 jul 2009. Las ambiciones chinas de reforzar su control en internet con un software de filtro se convirti&oacute; el mi&eacute;rcoles en una muestra de los l&iacute;mites de su poder, mientras activistas y grupos de la industria celebraron un abrupto retraso en la entrada en vigencia del pol&eacute;mico plan. REUTERS/Jason Lee</p>