Piratas informáticos bloquean sitio del primer ministro búlgaro

jueves 2 de julio de 2009 14:25 GYT
 

SOFIA (Reuters) - Unos piratas informáticos bloquearon el jueves temporalmente el sitio de internet del primer ministro búlgaro, Sergei Stanishev, y dijeron que estaban furiosos con los fracasos de su Gobierno socialista, informaron medios locales.

Tres días antes de las elecciones parlamentarias, las encuestas de opinión revelan que dos tercios de los 7,6 millones de habitantes de Bulgaria quieren que el Gobierno se vaya, y citan su fracaso a la hora de combatir la corrupción crónica y actuar contra la recesión mundial.

"Este sitio está pirateado por varios furiosos y por otro lado ciudadanos corrientes de la República de Bulgaria,", señalaba una nota publicada por los piratas en el sitio bloqueado (www.stanishev.bg) y posteriormente fue difundido por varias agencias de locales noticias.

"Estamos hartos de que usted saquee Bulgaria delante de nuestros ojos, dañando sus recursos naturales y desacreditando la reputación de nuestra nación (...) La deshonra es un término débil para usted y sus acciones", agregaba el texto.

El acceso al sitio, donde Stanishev describe los logros de su partido, volvió a funcionar más tarde.

Dos años y medio después de integrarse a la Unión Europea, la reputación de Bulgaria está en su mínimo histórico, afectada por la incapacidad del Gobierno de pedir responsabilidades a políticos, magistrados y jefes del crimen.

El año pasado, Bruselas castigó a Sofía por no combatir la expansión de fraudes y la corrupción congelando más de 500 millones de euros en ayudas de la Unión Europea.

 
<p>Ni&ntilde;os juegan cerca de afiches electorales del primer ministro b&uacute;lgaro, el socialista Sergei Stanishev, antes del inicio de un mitin en Sofia, 2 jul 2009. Unos piratas inform&aacute;ticos bloquearon el jueves temporalmente el sitio de internet del primer ministro b&uacute;lgaro, Sergei Stanishev, y dijeron que estaban furiosos con los fracasos de su Gobierno socialista, informaron medios locales. REUTERS/Stoyan Nenov</p>