Google reta a Microsoft con nuevo sistema operativo

miércoles 8 de julio de 2009 11:23 GYT
 

Por Alexei Oreskovic

SUN VALLEY, EEUU (Reuters) - Google le declaró la guerra a Microsoft con un nuevo sistema operativo, bautizado Google Chrome Operating System, con el que intentará destronar a Windows de las computadoras personales de todo el mundo.

Google, que ya compite con Microsoft con varios productos de software como correo electrónico y navegador web, anunció que el nuevo sistema operativo podrá usarse tanto a netbooks ultra compactas como en máquinas de escritorio.

El nuevo software podrá ser instalado en netbooks -computadoras portátiles ultralivianas diseñadas especialmente para navegar por Internet- desde el segundo semestre del 2010, señaló Google en un reporte publicado en su blog en el que detalló que trabaja con varios fabricantes.

Las acciones de Google ganaban un 1,59 por ciento a las 1500 GMT mientras que las de Microsoft perdían un 1,33 por ciento.

"Ha sido parte de su cultura atacar a Microsoft (...) y esto es parte de su estrategia para hacerlo", dijo Rob Enderle, analista de Enderle Group.

"Esto podría ser muy perjudicial. Si pueden ejecutarlo, Microsoft es vulnerable a un ataque como este y ellos lo saben", agregó.

Una de las claves del éxito será que Google pueda cerrar acuerdos con fabricantes de computadoras como Hewlett-Packard Co y Dell Inc, que en la actualidad ofrecen Windows en la mayoría de sus líneas de productos.

El navegador Chrome Internet de Google, lanzado a fines del 2008, aparece en un lejano cuarto lugar en el mercado de navegadores web, con una participación del 1,2 por ciento en febrero, de acuerdo a la consultora Net Applications.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del cofundador de Google Larry Page mientras presenta Google Chrome en Mountain View, California, 2 sep 2008. Google le declar&oacute; la guerra a Microsoft con un nuevo sistema operativo, bautizado Google Chrome Operating System, con el que intentar&aacute; destronar a Windows de las computadoras personales de todo el mundo. REUTERS/Kimberly White/Archivo</p>