9 de julio de 2009 / 16:43 / hace 8 años

Los "blogueros" ponen a prueba los límites en Arabia Saudí

YEDA (Reuters) - Armado con un computador, una conexión a internet y su propio intelecto, Ahmed Al- Omran es uno de los pocos “blogueros” saudíes que intenta impulsar un cambio y hacerse oír en la conservadora monarquía del Golfo Pérsico.

“Bloguear” es una forma atípica de hablar en un país que no tiene un Parlamento electo, donde los clérigos tienen una gran influencia en la opinión pública, los diarios a menudo reproducen la línea oficial y las manifestaciones públicas están prohibidas.

“Quiero hacerlo porque quiero ser parte del cambio que está teniendo lugar en el país. Quiero ayudar a que los cambios vayan más rápido”, dijo Omran, un estudiante que escribe en su blog Saudi Jeans (saudijeans.org).

El rey Abdulá ha introducido tímidas reformas desde que asumió el poder en el 2005 y retiró a dos clérigos de la línea dura de las principales posiciones en una remodelación de gabinete en febrero, al mismo tiempo que promueve reformas.

Arabia Saudí permitió recientemente a los medios extranjeros ampliar su presencia en el reino y el nuevo ministro de información incluso registró su propia página en Facebook, pero los analistas y diplomáticos dicen que los conservadores siguen siendo reacios al cambio.

“Al final, deseamos que pase algo y a través de los blog apelamos al cambio. Lo pedimos y lo patrocinamos”, dijo Fuad Alfarhan en un atípico encuentro de “blogueros” en Yeda, la ciudad más liberal del reino.

“Por primera vez ahora, como individuos en nuestra sociedad, tenemos en nuestras manos el poder de exigir un cambio”, dijo Alfarhan en la reunión, que tenía como objetivo animar a los blogueros a que continúen con su labor a pesar de las dificultades.

PROBLEMAS

El propio Farhan no ha vuelto a “bloguear” desde que fue arrestado en el 2007 y encarcelado durante cinco meses tras hacer campaña en favor de nueve reformistas detenidos.

Los investigadores saudíes dicen que hay hasta 10.000 blogs en el reino. Pero mucho están ahora inactivos o se han reprimido de sostener discusiones políticas desde el arresto de Alfarhan.

Muchos blogs también se distancian del Islam, un asunto delicado, y se centran más en la vida diaria y otras cuestiones sociales.

“El incidente de Alfarhan demostró que hay líneas rojas que no se conocen”, dijo Jaled al-Nasser, otro bloguero.

Abdulrahman al-Hazza, portavoz del ministro de Información, dijo que en general no se supervisaban los blogs.

Pero los blogueros están preocupados por una ley de principios de año que permite procesar a todo aquel que “vaya más allá del orden general, los valores religiosos, o la conducta normal”, según el Ministerio de Información.

“Cualquier puede acusarme de eso”, dijo Omran. “Mi único temor es si el Gobierno va a utilizar esa ley contra la gente que quiera expresarse libremente online. Eso podría ser usado como una táctica intimidatoria”, añadió.

El Comité para la Protección de los Periodistas calificó a Arabía Saudí en abril como uno de los peores países para los “blogueros”, citando detenciones, monitorizaciones y bloqueo de 400.000 páginas web.

Reporte de Asma Alsharif; Traducido en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below