Satélites pueden detectar maremotos: estudio estadounidense

miércoles 15 de julio de 2009 18:33 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Lo satélites pueden distinguir el borde de las olas de un maremoto, dijeron el miércoles investigadores del Gobierno estadounidense en un estudio que podría llevar a mejores formas de detectar los fenómenos y advertir a personas ubicadas en su trayecto.

Los investigadores observaron imágenes satelitales del Océano Indico durante el maremoto ocurrido en diciembre del 2004, que azotó y destruyó la cosa de Tailandia, Sri Lanka y otros sectores, y encontraron claros patrones.

"Hemos descubierto que la agitación de la superficie del agua entrega una buena medida de la verdadera intensidad del maremoto junto a toda su superficie", expresó a través de un comunicado Oleg Godin, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en Boulder, Colorado.

"Esta es la primera vez que podemos ver la propagación de un maremoto de esta forma a través del mar abierto", precisó.

Un gigantesco terremoto en Indonesia causó el maremoto del 2004, el cual provocó la muerte de más de 228.000 personas.

Desde entonces, los Gobiernos se han apurado por completar un sistema de advertencia de boyas en medio del océano que detectaría tales oleajes en la medida en que pasen por ahí.

Sin embargo tal sistema es imperfecto y podrían haber áreas no cubiertas, especialmente porque las boyas no pueden ser ubicadas en todas partes.

Usualmente, los maremotos sólo son vistos cuando se adentran en aguas poco profundas. En las profundidades del océano el agua que desplazan apenas se nota, pero esos pequeños movimientos también pueden ser detectados por satélites.

Pero, a pesar de que pueden ser detectados, los satélites no cubren todos los mares del mundo.

El equipo de Godin descubrió que los maremotos que cruzan mar abierto pueden agitar y oscurecer la superficie de la ola. Muchos satélites comunes pueden detectar el patrón oscuro, reportaron en le revista Natural Hazards and Earth System Sciences.

(Editado en español por Ricardo Figueroa)