Minería ilegal oro persiste Venezuela por falta control

miércoles 29 de julio de 2009 14:46 GYT
 

Por Patricia Rondón Espín

LAS CRISTINAS, Venezuela (Reuters) - En la selva venezolana árboles de 30 metros de alto han desaparecido en un siglo por la explotación artesanal de oro en las ricas minas superficiales, una actividad que persiste por falta de control oficial.

Familias enteras han migrado por décadas a los yacimientos del estado Bolívar en el sureste del país. Construyen casas con armadura de palo y hacen paredes con bolsas plásticas o latón, y enfrentan delincuencia, mafias, enfermedades y abandono.

Pero mientras se elimina vegetación y caen sedimentos y mercurio en los ríos, varias empresas se han alternado derechos para desarrollar minas que incluyen Las Cristinas, una de los mayores depósitos a cielo abierto no explotado del mundo con reservas estimadas de oro de 13,6 millones de onzas.

El presidente Hugo Chávez dijo que daría a manos rusas Las Cristinas, cuyo contrato operativo lo tiene canadiense Crystallex, y la adyacente Brisas, en concesión a Gold Reserve. Pero las empresas reclamarían en arbitraje años de inversión hecha en espera de permisos ambientales.

Las trabas para impulsar un desarrollo industrial es aprovechada por mineros nómadas que explotan la superficie de estas áreas sin regulación ni control del daño ambiental.

Para sacar el oro, los mineros eliminan la capa vegetal, disuelven la piedra con bombas que disparan agua a alta presión y luego se adentran en ella para registrar el sedimiento. El mercurio separa el oro y lo vuelve mercancía para vender.

Desde el cielo, se ven los claros que dejan las lagunas de sedimentos, alternados con la tupida vegetación selvática.

El Ministerio de Industrias Básicas y Minería ha rezagado por años una ley para el sector -que contemplaría la creación de empresas mixtas de mayoría estatal para explotar oro- mientras se distrae con una explosiva situación en las obsoletas procesadoras de hierro y aluminio de ese estado.   Continuación...