Conozca trinchera de Primera Guerra Mundial en museo de Londres

viernes 14 de agosto de 2009 14:40 GYT
 

Por Robert Leadbetter

LONDRES (Reuters) - Huela una letrina alemana, combata los efectos de un ataque con gas mostaza y descubra cómo los soldados en las trincheras de la Primera Guerra Mundial evitaban los piojos en una nueva exhibición del Museo de Guerra Imperial de la capital británica.

"Terrible Trenches", basada en la serie de libros para niños "Horrible Histories", da una perspectiva educativa y ligeramente humorística a la vida de un soldado en las trincheras del frente occidental durante la "guerra para terminar todas las guerras" de 1914-1918.

La muestra es una de las mejores formas en Londres de averiguar sobre la vida en las trincheras luego de que Harry Patch -el último británico que las sobrevivió- murió en julio, llevándose a la tumba su aterradora experiencia personal.

"Podemos mostrar las cosas reales y las experiencias reales que los libros no pueden", dijo Ann Carter, jefa de Exhibiciones en el museo de Londres. "Podemos llevarlas a la realidad", añadió.

Los visitantes se pueden vestir con uniformes británicos o alemanes, tenderse en una litera desenterrada, tocar el "gong del gas" usado para advertir sobre ataques de gas mostaza, fosgeno o cloro y descubrir cómo el aceite de ballena y periódicos se usaban para evitar congelamientos y arreglar extremidades rotas.

La exhibición también utiliza el humor negro de las trincheras, donde las bromas eran una de las pocas formas de aliviar las tensiones para los soldados jóvenes que se enfrentaban a la muerte en todo momento mientras soportaban piojos, ratas, cadáveres, descargas de artillería, francotiradores y el terror de una ofensiva inminente.

"Queremos incentivar a que más familias la visiten", dijo Carter a Reuters esta semana. "El humor es parte de la guerra, e involucra a más gente", afirmó.

Sin embargo, la muestra termina en un tono sombrío, con imágenes de video tomadas del archivo del museo en las que se observa a soldados saliendo de la trinchera.   Continuación...