Caso de pirateo informático muestra vulnerabilidad de EEUU

miércoles 19 de agosto de 2009 00:02 GYT
 

Por Ross Kerber y Daniel Trotta

BOSTON/NUEVA YORK (Reuters) - Los consumidores y las compañías de Estados Unidos son vulnerables a los piratas informáticos y robos de identidad, aún cuando las autoridades han arrestado a un hombre que afirman es responsable del robo de 170 millones de números de tarjetas de débito y crédito.

Las estimaciones sobre el impacto financiero total de las violaciones de seguridad varían, pero un estudio de Forrester Research fija el costo desde 90 a 305 dólares por cuenta afectada, considerando los gastos en actualizaciones, aviso a los consumidores y gastos legales y publicitarios.

"Bajo nuestras leyes bancarias, son las instituciones financieras las que deberán pagar por el uso fraudulento de tarjetas de crédito. Para nosotros los consumidores son responsables de 50 dólares y el resto corresponde al emisor de la tarjeta", dijo Joel Reidenberg, un profesor de la Escuela de Derecho Fordham que enseña leyes de privacidad.

Los bancos, a su vez, pasan los costos a los minoristas como multas y comisiones.

El lunes, tres hombres fueron acusados de robar más de 130 millones de números de tarjetas de crédito y débito en lo que las autoridades de Estados Unidos han dicho sería el mayor caso de piratería informática y robo de identidad que haya sido juzgado en Estados Unidos.

El ex informante del Gobierno Albert Gonzalez, de 28 años y quien está en prisión por su relación con otro caso de piratería informática, ha sido acusado de orquestar el robo. El fue acusado junto a dos rusos de conspirar para lograr acceso no autorizado a computadores, de cometer fraude en relación con los computadores, de dañar computadores y de conspiración para cometer fraude electrónico.

Los fiscales no han dado a conocer los nombres de los rusos.

Los números fueron robados en esas violaciones al procesador de tarjetas de crédito Heartland Payment Systems y a las cadenas minoristas 7-Eleven Inc y Hannaford Brothers Co, una filial del belga Delhaize Group, dijeron los fiscales. Ellos dijeron que los hombres atacaron a otras dos corporaciones, a las que no identificaron.   Continuación...