Pastores luchan contra alcoholismo en noreste de Rusia

lunes 24 de agosto de 2009 07:48 GYT
 

ANADYR, Rusia (Reuters) - Vladislav Rintytegin es alcohólico, pero no ha bebido una gota de licor en tres años.

Rintytegin está por iniciar un viaje de un mes por la región de Chukotka para ayudar a personas que también sufren de alcoholismo. Según este hombre, no hay pueblo en el extremo noreste de Rusia que haya escapado del azote del abuso del alcohol.

"Realizamos una competencia artística para niños. ¿Sabe lo que pintaron?", preguntó el voluntario de la Cruz Roja de 47 años.

"Vidrios rotos, sangre, cementerios. Todo gracias al vodka", dijo.

Los setenta años de Gobierno soviético no lograron dominar a los nativos más aislados de Rusia, pero la "Perestroika" resultó ser devastadora. En la anarquía posterior, los cazadores furtivos diezmaron los rebaños de renos y cundió el desempleo.

Repentinamente hambrientos de los subsidios de Moscú, los pueblos nativos del lejano noreste -los chukchis, los esquimales y los evens- se vieron incapacitados para detener el colapso de sus tradicionales modos de vida. El hambre, la pobreza y el alcoholismo se apoderaron de ellos.

"La gente ahora habla sobre 'la crisis'. Nosotros hemos vivido en crisis desde la década de 1990", dijo Alexandra Khalkachan, de 56 años, una profesora de la lengua even en la ciudad de Magadan.

Los siete años de mandato del Roman Abramovich como gobernador de Chukotka dieron algo de esperanza a la población local, donde el día comienza nueve horas antes que en Moscú. Antes de dejar su cargo el año pasado, el dueño del club inglés de fútbol Chelsea gastó 2.500 millones de dólares en la región.

La cría de renos está regresando y los ingresos en Chukotka han aumentado cinco veces desde finales de la década de 1990.   Continuación...