La "diginovela" combina libro, película y página web

miércoles 2 de septiembre de 2009 14:18 GYT
 

Por Michelle Nichols

NUEVA YORK (Reuters) - ¿Es un libro? ¿Es una película? ¿Es una página web?

De hecho, es las tres cosas. Anthony Zuiker, creador de la serie de televisión estadounidense "CSI: Crime Scene Investigation", va a lanzar lo que llama una "diginovela" que combina los tres medios y revoluciona la producción tradicional de libros.

Zuiker ha creado "Level 26", una novela de suspenso que invita a los lectores a inscribirse en una página web aproximadamente cada 20 páginas utilizando un código especial para ver un "ciber-puente", o una película de unos tres minutos ligada a la historia.

A partir del próximo martes, los lectores podrán comprar el libro, visitar la web, registrarse para ver el "ciberpuente", leer, discutir y contribuir a la historia.

"Hacer una cosa grande no va a mantener el negocio", dijo. "El futuro del negocio en términos de ocio tendrá que ser la convergencia entre medios diferentes. Así que hicimos eso, publicación de libros, películas y una página web", agregó.

Zuiker dijo que no cree que la diginovela vaya a reemplazar a la producción tradicional, pero dijo que el negocio necesita un cambio.

"Necesitan creadores de contenido como yo que lleguen al sector y digan 'Vamos a probar las cosas de esta manera'", afirmó.

Zuiker creó un borrador de unas 60 páginas para la novela, que escribió Duane Swierczynski, y escribió y dirigió los "ciberpuentes". Aclaró que el libro podía igualmente leerse sin verlos.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de Anthony Zuiker, productor ejecutivo del programa televisivo CSI, durante una rueda de prensa en Las Vegas, EEUU, 9 jul 2007. &iquest;Es un libro? &iquest;Es una pel&iacute;cula? &iquest;Es una p&aacute;gina web? De hecho, es las tres cosas. Anthony Zuiker, creador de la serie de televisi&oacute;n estadounidense "CSI: Crime Scene Investigation", va a lanzar lo que llama una "diginovela" que combina los tres medios y revoluciona la producci&oacute;n tradicional de libros. REUTERS/Rick Wilking</p>