Philips se zambulle a gigantesco mercado de juguetes sexuales

jueves 3 de septiembre de 2009 21:01 GYT
 

BERLIN (Reuters) - ¿Siempre quiso comprar un juguete sexual pero se avergonzó de sólo pensar en entrar a una de esas tiendas? La holandesa Philips Electronics podría tener la solución.

Vaya a una tienda convencional a la vuelta de la esquina o por internet, y un "masajeador sensual" color púrpura puede ser suyo e incluso puede quedar bonito en su mesa de noche.

Con el lanzamiento de un nuevo modelo básico durante una muestra comercial de electrónicos, Philips está aumentando su presencia en este multimillonario mercado, al que ingresó hace solo un año cuando lanzó el producto en el Reino Unido.

"Nuestro sensual masajeador está diseñado para adaptarse a los contornos de las zonas erógenas de los hombres y las mujeres", dijo Chris Worp, titular del negocio de cuidado de las relaciones de Philips.

Worp hizo una presentación del juguete, cuyo precio minorista se ubica entre 70 y 150 euros (100 y 214 dólares) en el stand de Philips, elegantemente decorado con cortinas blancas, sillones acogedores y luces bajas.

Según Worp, el mercado total para juguetes sexuales es de cerca de 97.000 millones de dólares, pero Philips solo está apuntando a un pequeño segmento que aún puede ser significativo en tamaño.

Y también sirve para la salud pública.

"La gente que tiene una buena vida sexual vive 12 años más y parece 10 años más joven", dijo Paula Hall, una experta en sexología y relaciones que asesora a Philips en el proceso de diseño y desarrollo de los juguetes.

"En realidad reduce las posibilidades de tener cáncer, ataques cardíacos y presión baja", agregó.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de Gerard Kleisterlee, presidente y director ejecutivo de Philips, durante la presentaci&oacute;n de los resultados del a&ntilde;o 2008 de la compa&ntilde;&iacute;a en Amsterdam, 26 ene 2009. &iquest;Siempre quiso comprar un juguete sexual pero se avergonz&oacute; de s&oacute;lo pensar en entrar a una de esas tiendas? La holandesa Philips Electronics podr&iacute;a tener la soluci&oacute;n. REUTERS/Toussaint Kluiters/United Photos</p>