Grandes cerealeras podrían ampliar negocio biodiésel Argentina

martes 22 de septiembre de 2009 15:33 GYT
 

BUENOS AIRES (Reuters) - Las grandes procesadoras de granos de Argentina podrán vender hasta 600.000 toneladas anuales de biodiésel en el país si se concreta la autorización que están negociando con el Gobierno para proveer desde el 2010 al mercado doméstico.

A partir del año próximo, todos los combustibles comercializados en el país deberán contener un 5 por ciento de biocombustibles, según la normativa vigente en Argentina, el mayor exportador global de aceite de soja -el insumo básico para la elaboración de biodiésel-.

Pero el Gobierno teme que los pequeños procesadores que deben proveer al mercado local no puedan cumplir con la cuota asignada, por lo que podría permitir temporalmente el ingreso -hasta ahora vedado- a las grandes empresas del rubro.

Con la llegada de gigantes como Bunge, Louis Dreyfus y Aceitera General Deheza -que ya producen biocombustibles a escala industrial en Argentina- al negocio local de biocombustibles, el país cubriría el volumen que necesita para cumplir con la mezcla obligatoria entre biodiésel y diésel.

"Lo que va a hacer el Estado (...) es crear un registro donde se van a inscribir todas las empresas interesadas en abastecer el mercado interno, cumplan o no con el requisito de capital accionario que establece la ley", dijo Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (AABH).

La producción argentina de biodiésel, cuyo principal destino es actualmente la exportación, creció en los últimos años gracias a las fuertes inversiones y hoy en día tiene una capacidad instalada de casi 2 millones de toneladas, con nuevas plantas y centros de elaboración en construcción.

Sin embargo, las plantas autorizadas por la ley para abastecer al mercado interno -de pequeña y mediana escala- elaboran apenas cerca de 200.000 toneladas del derivado, una cifra significativamente inferior al nivel de entre 600.000 y 800.000 toneladas que se necesitará para combinar con combustibles fósiles.

"Está claro que, de acá a cuatro meses, no se llega a crear la cantidad suficiente de empresas para producir lo necesario para abastecer el cupo", dijo Federico Spitznagel, de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), que aúna a compañías de escala reducida.

"Lo que se está viendo es la posibilidad de dejar que todos aquellos que exportan puedan abastecer durante un tiempo limitado el mercado interno", agregó Spitznagel.   Continuación...