Tribunal Supremo británico emite una orden a través de Twitter

jueves 1 de octubre de 2009 18:02 GYT
 

Por Matthew Jones

LONDRES (Reuters) - El Tribunal Supremo británico emitió el jueves su primer mandato a través de Twitter, indicando que la página, que hace de red social y servicio de microblogs, es el mejor modo de contactar con un usuario anónimo que ha estado suplantando a otra persona.

El bufete de abogados Griffin Law solicitó la orden contra la cuenta www.twitter.com/blaneysblarney, afirmando que está suplantando al bloguero de derecha Donal Blaney, propietario de Griffin Law.

Esta primera decisión legal podría tener amplias implicaciones en la blogosfera.

"Creo que es un hito la decisión de emitir un mandato a través de Twitter", dijo el doctor Konstantinos Komaitis de la facultad de Derecho de la Universidad de Strathclyde.

"Estás creando un precedente al que la gente podrá referirse. Sólo hace falta un demandante para abrir el camino que otros pueden seguir", indicó Komaitis, que enseña sobre tecnologías de la información y telecomunicaciones.

"La ley tiende a ser algo engorrosa y lenta, así que tener a un tribunal deliberando en algo como Twitter -tan de moda, tan relevante- muestra un compromiso bastante impresionante", añadió.

Andre Walker, de Griffin Law, indicó que el usuario anónimo de Twitter objeto de la orden recibirá un mensaje del Tribunal Supremo la próxima vez que abra su cuenta.

"Sean quienes sean, se les dirá que dejen de escribir, que retiren las anotaciones anteriores y que se identifiquen ante el Tribunal Supremo a través de un formulario en internet", indicó.   Continuación...

 
<p>Los jueces del Tribunal Supremo brit&aacute;nico enfrente del edificio de la Corte Suprema en Londres, 1 oct 2009. El Tribunal Supremo brit&aacute;nico emiti&oacute; el jueves su primer mandato a trav&eacute;s de Twitter, indicando que la p&aacute;gina, que hace de red social y servicio de microblogs, es el mejor modo de contactar con un usuario an&oacute;nimo que ha estado suplantando a otra persona. REUTERS/Luke MacGregor</p>