Lada ruso encuentra rival chino en calles de Cuba

martes 6 de octubre de 2009 13:05 GYT
 

Por Esteban Israel

LA HABANA (Reuters) - Lada, el austero coche soviético de los funcionarios en Cuba, ve acercarse peligrosamente por el retrovisor al primer rival en 30 años: otro automóvil socialista, pero con aire acondicionado.

Ministros, dirigentes y policías cubanos están cambiando el rígido volante de sus Lada por la dirección asistida del moderno Geely CK chino, símbolo de una nueva alianza con Pekín, hoy el segundo socio comercial de Cuba.

Pero el Lada, un automóvil de líneas rectas y rústicas terminaciones inspirado en el Fiat 124 de la década de 1960, se transformó en un objeto de culto en Cuba.

"No creo que se pueda desplazar al Lada así como así", dijo David Peña, un mecánico de 39 años que fundó y preside el Club de Autos Rusos de Cuba. "Para nosotros es un miembro de la familia. Lo tienes que ver de esa manera", explica.

Peña y medio centenar de fanáticos se reúnen todos los meses en el Parque Lenin en las afueras de La Habana para festejar al símbolo quizás más perdurable del matrimonio ideológico de tres décadas entre Cuba y la Unión Soviética.

Despojado de todo lujo al punto que ni siquiera tiene cubre tazas en las ruedas, el Lada se adaptó como ningún otro automóvil a la precariedad en Cuba, un país que lleva casi medio siglo bajo sanciones comerciales de Estados Unidos.

El pequeño automóvil fabricado a orillas del río Volga fue un símbolo de estatus en la Cuba socialista, donde continúa siendo el vehículo oficial de ministros y funcionarios.

La llegada del Geely CK, un automóvil moderno con diseño de Daewoo y motor de Toyota Motor Corp, no parece intimidar a los incondicionales del Lada. Muchos incluso se preguntan si el nuevo vehículo sobrevivirá los baches y el suministro irregular de piezas.   Continuación...

 
<p>Polic&iacute;as cubanos cerca de sus veh&iacute;culos Lada (der) y Geely (izq) en El Malec&oacute;n, 23 sep 2009. Lada, el austero coche sovi&eacute;tico de los funcionarios en Cuba, ve acercarse peligrosamente por el retrovisor al primer rival en 30 a&ntilde;os: otro autom&oacute;vil socialista, pero con aire acondicionado. Ministros, dirigentes y polic&iacute;as cubanos est&aacute;n cambiando el r&iacute;gido volante de sus Lada por la direcci&oacute;n asistida del moderno Geely CK chino, s&iacute;mbolo de una nueva alianza con Pek&iacute;n, hoy el segundo socio comercial de Cuba. Pero el Lada, un autom&oacute;vil de l&iacute;neas rectas y r&uacute;sticas terminaciones inspirado en el Fiat 124 de la d&eacute;cada de 1960, se transform&oacute; en un objeto de culto en Cuba. REUTERS/Desmond Boylan</p>