Vivendi tiraría toalla en guerra de ofertas por brasileña GVT

jueves 8 de octubre de 2009 08:49 GYT
 

Por Dominique Vidalon

PARIS (Reuters) - La francesa Vivendi podría tirar la toalla en sus intentos por adquirir a la compañía de telecomunicaciones brasileña GVT luego de ser obstaculizada por una contraoferta de 2.600 millones de euros (3.800 millones de dólares) de la española Telefónica.

Vivendi se ha retirado de acuerdos en el pasado por no querer pagar de más y la expansión en Brasil no es crucial para el mayor grupo de entretenimientos de Europa, según analistas.

"Dudamos que Vivendi se involucrará en una guerra de ofertas por GVT", dijeron los analistas de Bernstein Research.

Además, expresaron que Brasil, después de todo, no es estratégico para ellos y que "el equipo gerencial ha mostrado disciplina y evitado sobre-pagar en negociaciones recientes".

La unidad local de líneas fijas de Telefónica, Telesp, ofreció el miércoles comprar a GVT por 3.900 millones de dólares en efectivo, luego que Vivendi propusiera 2.900 millones de dólares el 8 de septiembre.

La oferta de Telesp llegó días antes del plazo del 16 de octubre para completar los trámites de la oferta de Vivendi.

Una fuente conocedora de la situación había dicho el miércoles a Reuters que el directorio de Vivendi se reuniría el 14 de octubre para discutir el acuerdo de GVT y no estaba claro si ese encuentro seguía en pie.

Una portavoz de Vivendi declinó de comentar, sólo dijo: "A la semana pasada los trámites (por GVT) estaban finalizados".   Continuación...

 
<p>La francesa Vivendi podr&iacute;a tirar la toalla en sus intentos por adquirir a la compa&ntilde;&iacute;a de telecomunicaciones brasile&ntilde;a GVT luego de ser obstaculizada por una contraoferta de 2.600 millones de euros (3.800 millones de d&oacute;lares) de la espa&ntilde;ola Telef&oacute;nica. Vivendi se ha retirado de acuerdos en el pasado por no querer pagar de m&aacute;s y la expansi&oacute;n en Brasil no es crucial para el mayor grupo de entretenimientos de Europa, seg&uacute;n analistas. REUTERS/Charles Platiau/Archivo</p>