Expertos mapean ADN del cerdo; ayudaría con cría y vacunas

lunes 2 de noviembre de 2009 15:59 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Un equipo internacional de investigadores dijo el lunes que logró mapear el ADN de un puerco doméstico, un trabajo que aseguran que podría ayudar a mejorar las técnicas de crianza y el desarrollo de vacunas contra enfermedades como la influenza porcina.

Los científicos planean buscar los genes útiles en la producción y en la inmunidad de los cerdos, que son similares en tamaño a los humanos. Además, como las personas, estos animales contraen fácilmente gripe.

"Comprender el genoma porcino conducirá a avances en salud en la población de cerdos y acelerará el desarrollo de vacunas para puercos", dijo Roger Beachy, director del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

"Esta nueva perspectiva de la conformación genética de la población porcina puede ayudar a disminuir la enfermedad y permitir avances médicos tanto en los cerdos como en los humanos", añadió Beachy en un comunicado.

El puerco es un animal único que es importante para la alimentación y que se usa como modelo animal de la enfermedad humana, señaló Larry Schook, de la University of Illinois, quien ayudó a dirigir el proyecto.

"Y dado que los animales salvajes nativos aún existen, es un animal realmente emocionante para observar y aprender sobre los efectos genéticos de la domesticación", agregó Schook.

El virus de la influenza pandémica H1N1, conocida popularmente como gripe porcina, se originó en cerdos y la evidencia sugiere que puede pasar de los humanos a los puercos y nuevamente de esos animales a las personas. Los cerdos son susceptibles a muchas otras cepas de la influenza.

(Reporte de Maggie Fox; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)

 
<p>Foto de archivo de un lech&oacute;n en Sagua La Grande, Cuba, jul 19 2009. Un equipo internacional de investigadores dijo el lunes que logr&oacute; mapear el ADN de un puerco dom&eacute;stico, un trabajo que aseguran que podr&iacute;a ayudar a mejorar las t&eacute;cnicas de crianza y el desarrollo de vacunas contra enfermedades como la influenza porcina. REUTERS/Desmond Boylan</p>