26 de noviembre de 2009 / 21:01 / hace 8 años

ANALISIS-Gobierno Argentina daría otro golpe a Clarín

Por Patricia Vélez

BUENOS AIRES (Reuters) - El Gobierno argentino buscaría asestar otro golpe al Grupo Clarín con una posible estatización del fabricante Papel Prensa, ligado a la empresa de medios, en una medida que para analistas amenaza con estrechar el cerco alrededor de la prensa independiente.

El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, pidió esta semana al Congreso que investigue si Papel Prensa tiene una política de precios transparente y denunció posibles irregularidades en la administración de la mayor proveedora de papel de periódico del país.

Para algunos, el pedido es un nuevo paso del Gobierno hacia la intervención de esa empresa, con el potencial objetivo de revivir un sistema de cuotas de papel para diarios que rigió en la década de 1950, cuando Juan Perón gobernaba Argentina.

Además sería una escalada en la que asociaciones de prensa denominan una “campaña de hostigamiento” contra medios críticos de la gestión de la presidenta argentina, la peronista Cristina Fernández.

“Creo que apuntan hacia eso (una estatización), ya cuando tuvimos las primeras noticias de las amenazas del secretario de Comercio a los directivos de Papel Prensa confirmamos la intención del Gobierno de avanzar sobre la empresa”, dijo a Reuters la diputada opositora Silvana Giudici.

Clarín, el diario líder en Argentina, denunció el mes pasado a la Justicia que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, amenazó con intervenir Papel Prensa por estar disconforme con su administración.

El jueves, Moreno informó a Papel Prensa que inició acciones penales “a quienes resulten eventualmente responsables de los presuntos ilícitos” en el manejo de la compañía, según un comunicado enviado a la bolsa.

Moreno ha sido acusado en el pasado de obligar a empresarios locales a firmar fracasados acuerdos de precios con el Gobierno y de manipular estadísticas oficiales.

Clarín, con un 49 por ciento, es el principal accionista de Papel Prensa, en la que también poseen participaciones el centenario diario La Nación y el Estado.

“Quieren controlar las cuotas de papel. En los años ‘50 con la excusa de la guerra se restringió la cantidad de papel a los medios”, dijo el investigador y periodista Pablo Sirvén, autor del libro “Perón y los medios de comunicación”.

Para Sirvén la polémica por Papel Prensa “da la sensación que es parte de la escalada de hostigamiento fundamentalmente contra Clarín que en este caso también va contra La Nación”.

Desde el año pasado, el Gobierno mantiene un enfrentamiento con Clarín, uno de los mayores grupos de medios de habla hispana, al que acusa de tener una cobertura sesgada.

En medio del conflicto, el Gobierno impulsó la recientemente sancionada nueva ley de medios, que obliga a grandes conglomerados mediáticos como Clarín a un desguace. Fernández ha defendido la norma argumentando que persigue democratizar la propiedad de los medios de comunicación.

Pero para opositores y medios de prensa, su fin es cercenar la libertad de expresión y dejar en manos de empresarios ligados al oficialismo los principales medios de comunicación.

En otro reciente golpe a Clarín, el Estado se hizo cargo de transmisiones por TV de partidos de fútbol, luego de que la entidad rectora de ese deporte rescindiera su contrato con una empresa ligada a “el monopolio”, como el ex presidente Néstor Kirchner, esposo de Fernández, suele llamar al conglomerado.

SE AGUDIZA CONTROVERSIA

El conflicto por Papel Prensa escaló este mes con la renuncia de Eduardo Hecker como jefe del regulador Comisión Nacional de Valores (CNV), en medio de una puja con Moreno por el trato que el organismo debía darle a Papel Prensa, según dijo el ahora ex funcionario.

Posteriormente, el Gobierno aumentó su presión cuando la presidenta Fernández pidió la renuncia al jefe de la Sindicatura General de la República, Carlos Pacios, por no haber elevado las auditorías internas sobre la firma.

Días después del cambio en la presidencia de la CNV, el organismo presentó una resolución con la que busca aclarar supuestas irregularidades en Papel Prensa.

“Los desplazamientos más los sumarios comprueban que buscan una excusa para avanzar a la expropiación”, dijo Giudici.

El Gobierno rechaza que tenga en la mira una estatización.

“Queremos analizar, porque tenemos alguna presunción, si los socios mayoritarios han utilizado eventualmente la firma para beneficiar no a la propia firma sino a las empresas vinculadas”, dijo Boudou el jueves sobre de Papel Prensa.

El ministro aseguró que quiere establecer si Papel Prensa vendió papel a su socio principal a precios “por debajo de los que obtenían los demás diarios para tener una posición eventual dominante en el mercado de periódicos”.

El objetivo de esa investigación, según Boudou, es “llevar la mayor transparencia y la mayor objetividad posible al accionar de una firma que tanta importancia tiene”.

El caso, según expertos, ensombrece más el deteriorado ambiente entre el Gobierno argentino y los empresarios.

“El clima de negocios está muy complicado, la inversión en el 2009 cayó 17 por ciento y según nuestro pronóstico en el 2010 crecerá a lo sumo 3 o 4 por ciento. No es un buen clima sin duda”, dijo el economista independiente José Luis Espert.

Pero Kirchner dijo el miércoles que reclamos por un mejor clima de negocios eran interesados e hipócritas.

“Quieren clima de negocios para sus intereses, cuando sus intereses no pueden avanzar como ellos querían no importa que en Argentina pase lo pase”, disparó.

Reporte de Patricia Vélez. Editado por Juana Casas y Guido Nejamkis

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below