EEUU investigará la filtración del manual de seguridad

miércoles 9 de diciembre de 2009 16:54 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, busca que se adopten medidas disciplinarias contra los responsables de poner en internet un manual sobre medidas de seguridad en aeropuertos y ha pedido una investigación sobre la filtración.

El documento de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), de 93 páginas, fue difundido la primavera pasada en una página federal e incluía procedimientos y datos técnicos sobre las máquinas de rayos X y los detectores de metales y explosivos, así como otros datos de inspección de pasajeros y equipajes.

Tenía el sello "Información Sensible de Seguridad" y estaba fechado el 28 de mayo de 2008.

Napolitano dijo a una comisión del Senado que el manual era anticuado, pero que se iniciarán medidas disciplinarias contra los implicados en la filtración del documento, un contratista externo y supervisores de la TSA.

"Hemos pedido también al inspector general que haga su propia revisión independiente que complemente la nuestra", declaró ante la Comisión Judicial del Senado.

El documento publicado en internet también revela información que se pretendía que fuera secreta, como que los ciudadanos de una decena de países -Cuba, Irán, Corea del Norte, Libia, Siria, Sudán, Afganistán, Líbano, Somalia, Irak, Yemen y Argelia- deberían ser destinados a una inspección adicional.

Además, muestra imágenes de ejemplo de qué tipo de identificaciones de las agencias de seguridad podrían presentarse en los puestos de control de los aeropuertos, desde los miembros de la CIA a los congresistas.

"Claramente, alguien podría aprovecharse de estas cosas", le dijo a Napolitano el senador republicano Jon Kyl, que recomendó que el departamento valore los posibles daños potenciales causados por la filtración del documento.

La seguridad en los aeropuertos estadounidenses se reforzó notablemente tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

(Reporte de Jeremy Pelofsky; Traducido por la Redacción de Madrid; Editado por Ricardo Figueroa)