De pasarelas a laptops, casas de moda abrazan internet

domingo 13 de diciembre de 2009 14:30 GYT
 

Por Marie-Louise Gumuchian

MILAN, Italia (Reuters) - El blogero Tommy Ton solía esperar afuera de lugares exclusivos para ver a las celebridades acudir a desfiles de moda, pero en la presentación de la última colección femenina de Dolce & Gabbana logró sentarse orgullosamente en primera fila.

Sentado junto a los editores de moda -Anna Wintour de Vogue y Glenda Bailey de Harper's Bazaar - este "fashionista" de Toronto publicó una emocionada entrada en su blog www.jakandjil.com y habló sobre el trato privilegiado que recibió en Milán.

"Hace dos años que vengo a la semana de la moda y me sentía afortunado cuando siquiera me respondían. Pero ser recibido por Dolce & Gabbana, ese fue un momento definitivo", dijo Tommy Ton a Reuters.

Poco después de su éxito en Milán, grandes casas francesas lo invitaron a la semana de la Moda en París, interesadas en tenerlo en sus desfiles.

Las marcas de moda, cada vez más conscientes del poder de los blogs, están haciendo espacio para sus autores en los asientos de primera fila, a fin de captar la atención de los clientes antes de que éstos concurran a las tiendas.

Durante años, las casas tradicionales han rehuido a internet, viéndolo mayormente como un lugar para los que buscan ofertas.

Pero como compradores más jóvenes y mujeres trabajadores parecen ser quienes reemplazarán a los clientes más envejecidos, la web y sus redes sociales constituyen fuertes posibilidades de crecimiento.

En la semana de la moda de septiembre, casas de diseño como Louis Vuitton, Dolce & Gabbana y Alexander McQueen transmitieron sus desfiles por internet.   Continuación...

 
<p>Modelos ense&ntilde;an las creaciones de nuevos dise&ntilde;adores en Colombia, 11 dic 2009. El blogero Tommy Ton sol&iacute;a esperar afuera de lugares exclusivos para ver a las celebridades acudir a desfiles de moda, pero en la presentaci&oacute;n de la &uacute;ltima colecci&oacute;n femenina de Dolce &amp; Gabbana logr&oacute; sentarse orgullosamente en primera fila. REUTERS/Jairo Castillo</p>