AT&T pide que fijen plazo para desmontar viejo sistema teléfonos

miércoles 30 de diciembre de 2009 19:31 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - AT&T Inc dijo a los reguladores de telecomunicaciones de Estados Unidos que deberían fijar planes para desmontar las viejas redes telefónicas, si el Gobierno quiere disponibilidad de acceso a internet de alta velocidad en todo el país.

AT&T, el operador de telefonía más antiguo de Estados Unidos, describió a los viejos sistemas y servicios telefónicos de "circuitos de conmutadores" sobre la base de voz como "vestigios de una era que se va", en una presentación ante la Comisión Federal de Comunicaciones fechada el 21 de diciembre.

La empresa dijo que la meta del Gobierno de acceso a internet de banda ancha para un 100 por ciento de la población se puede alcanzar sólo si los recursos se transfieren desde los "servicios telefónicos ordinarios", conocidos en la industria como POTS por su sigla en inglés, y desde la Red de Telefonía Pública de Conmutadores (PSTN).

De otra forma, "la meta del Congreso de acceso universal a la banda ancha no se cumplirá oportunamente o de una manera eficiente si los proveedores son forzados a continuar invirtiendo en y para mantener las dos redes", dijo AT&T en la presentación.

"Debido a los avances tecnológicos, los cambios en las preferencias de los consumidores y las fuerzas del mercado, la pregunta es cuándo, no si suederá, el servicio POTS y el PSTN se volverán obsoletos, lo cual está demostrado", dijo AT&T.

Más del 90 por ciento de la población tiene acceso a banda ancha, según AT&T, el mayor operador del país con ingresos esperados para el 2009 de cerca de 123.000 millones de dólares.

AT&T dijo que las empresas de teléfonos seguirán trabajando para cubrir el resto del país, pero necesitarán algún apoyo de los reguladores.

AT&T fue creada en el siglo XIX para construir una red de comunicaciones que abarcara todo Estados Unidos y se transformó en la empresa de telefonía más importante de Estados Unidos.

La compañía experimentó múltiples cambios desde entonces, incluida una división en la década de 1980, pero sigue siendo la empresa de telefonía más grande de Estados Unidos por ingresos.

(Reporte de Sinead Carew. Editado en español por Javier López de Lérida)