Televisión disfrutaría del 2010; e-readers podrían dar pelea

martes 19 de enero de 2010 07:42 GYT
 

Por Kate Holton

LONDRES (Reuters) - La televisión dominará el entretenimiento doméstico durante otro año en el 2010, demostrando un más poder afianzado que los diarios o incluso su reencarnación digital, el E-reader, los que podrían tener problemas, según un informe.

De acuerdo con un reporte de Deloitte, la televisión y su programación fija permanecerán como una parte central de la experiencia en el entretenimiento, pese a la creciente demanda de los espectadores por ver programas particulares cuando ellos lo desean.

El pronóstico de Deloitte va en contra de muchas expectativas, ya que los analistas han anticipado por mucho tiempo que el hábito de descargar contenidos de internet desde una computadora -cuándo y dónde lo desee el espectador- se expandiría lentamente al modo en el que también se ve televisión.

Los pasos en Gran Bretaña para ofrecer un servicio de televisión por demanda y los servicios de películas disponibles en la TV y no tan sólo a través de una computadora han resultado ser muy populares y se espera que la tendencia emprenda vuelo.

Pero Deloitte dijo que el tradicional sistema horizontal de entregar programación de radio y televisión era todavía más fácil y suficiente para una gran mayoría de consumidores.

PODER DEL ESPECTADOR

"Nuestra estimación es que más del 90 por ciento de toda la televisión vista y más de un 80 por ciento del contenido de radio será consumido de la forma tradicional de transmisión", afirmó el reporte.

No obstante, en el mundo del texto, el informe prevé que la tecnología tendrá un rol aún más dramático.   Continuación...

 
<p>La televisi&oacute;n dominar&aacute; el entretenimiento dom&eacute;stico durante otro a&ntilde;o en el 2010, demostrando un m&aacute;s poder afianzado que los diarios o incluso su reencarnaci&oacute;n digital, el E-reader, los que podr&iacute;an tener problemas, seg&uacute;n un informe. De acuerdo con un reporte de Deloitte, la televisi&oacute;n y su programaci&oacute;n fija permanecer&aacute;n como una parte central de la experiencia en el entretenimiento, pese a la creciente demanda de los espectadores por ver programas particulares cuando ellos lo desean. REUTERS/Steve Marcus/Archivo</p>