Técnica compresión del pecho podría salvar más vidas de niños

miércoles 3 de marzo de 2010 11:28 GYT
 

HONG KONG (Reuters) - Un gran estudio en Japón halló que los niños que recibieron la técnica de compresión del pecho de parte de transeúntes luego de ataques cardíacos tuvieron más chances de sobrevivir que aquellos que no obtuvieron esa ayuda.

Los investigadores, que publicaron sus resultados en The Lancet, esperan que su estudio aliente a más personas a salvar vidas mediante la práctica de compresión del pecho, que es más fácil de enseñar, aprender y recordar que la tradicional resucitación cardiopulmonar (RCP), que además de la compresión implica la respiración boca a boca.

"Si un transeúnte aprendió RCP sólo por compresión de pecho (...) debería animarse a aplicarlo antes que no hacer nada", escribió el equipo, liderado por Tetsuhisa Kitamura, del Servicio de Salud de la Universidad de Kioto, en Japón.

Mientras que la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que los transeúntes ofrezcan compresión del pecho sólo a los adultos con ataques cardíacos, no existe tal consejo para los niños porque no hay estudios previos que demuestren sus beneficios.

Sin embargo, Kitamura y su equipo recolectaron información de 5.170 niños que sufrieron ataques cardíacos fuera de hospitales en Japón durante tres años entre el 2005 y el 2007.

Este primer gran estudio halló que los niños que recibían cualquier tipo de RCP, ya sea sólo con compresión del pecho o también con respiración boca a boca, eran tres veces más propensos a tener un desenlace favorable en comparación con aquellos que no habían obtenido ninguna ayuda.

"Nuestro estudio es suficientemente grande como para identificar el importante efecto positivo de la RCP proporcionada por transeúntes en la supervivencia luego de un ataque cardíaco pediátrico", dijo el equipo.

"Nuestros datos nos conducen a apoyar una doble estrategia de entrenamiento en RCP", concluyó el equipo.

Por un lado, la mayoría de las personas deberían aprender la compresión del pecho para aumentar la RCP entre los transeúntes y, por el otro, los individuos más propensos a presenciar ataques cardíacos pediátricos, como profesionales médicos, guardavidas y maestros deberían entrenarse en la RCP convencional, es decir, la técnica en el pecho más respiración boca a boca.

(Reporte de Tan Ee Lyn; Editado en español por Lucila Sigal)