China insta a Google a acatar sus normas aunque se vaya

martes 16 de marzo de 2010 18:35 GYT
 

PEKIN (Reuters) - El gigante de internet Google debería obedecer las normas del Gobierno chino incluso si decide retirarse del país por quejas de piratería y censura, dijo el martes un portavoz del Gobierno de Pekín.

Las acciones de Google Inc cayeron el lunes tras los indicios de que la compañía podría cerrar pronto su sitio web de búsquedas en China, Google.cn, dos meses después de decir que no acataría las normas de censura de Pekín y se declarara alarmada por un ataque informático desde dentro de China.

Los títulos de la compañía de búsquedas en línea cayeron casi un 3 por ciento en las operaciones regulares del lunes y cerraron a 563,18 dólares. Las acciones de Baidu, el buscador número uno en China, subieron un 4,8 por ciento, a 576,84 dólares.

Google no ha develado ningún plan, por lo que no se sabe si la compañía optará por eliminar unilateralmente los filtros ordenados por China para censurar contenido en google.cn o anunciará que cierra su web en chino.

En lo que parecía ser un recordatorio de que a China no le gustaría ninguna medida drástica, un portavoz del Ministerio de Comercio dijo que Google debería seguir las normas incluso aunque decida no quedarse en el país.

"Al entrar en el mercado chino en 2007, manifestó claramente que respetaría la ley china", dijo el portavoz, Yao Jian, en respuesta a una pregunta sobre Google.

Google abrió su portal de búsquedas chino en 2006.

"Esperamos que si Google sigue operando en China o tome otras decisiones, respete las regulaciones legales chinas", dijo Yao en una rueda de prensa habitual.

"Incluso si se retira, debería gestionar las cosas según las normas", declaró.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de un hombre frente a la sede de Google China en Pek&iacute;n, mar 15 2010. El gigante de internet Google deber&iacute;a obedecer las normas del Gobierno chino incluso si decide retirarse del pa&iacute;s por quejas de pirater&iacute;a y censura, dijo el martes un portavoz del Gobierno de Pek&iacute;n. REUTERS/Jason Lee</p>