iPad, un jugador fuerte en el mundo de los videojuegos

jueves 8 de abril de 2010 14:50 GYT
 

RALEIGH, EEUU (Reuters) - El iPad de Apple no lleva en venta una semana todavía, pero hay cerca de 830 videojuegos que han sido desarrollados para adaptarse al gran formato, alta definición y multipantalla táctil.

Este número no incluye aún a los cerca de 25.000 juegos para el iPod Touch y el iPhone que también se podrán usar en el último dispositivo de Apple, una mezcla entre teléfono inteligente y computador portátil, pero también lanzado claramente con el objetivo de atraer a un creciente número de jugadores.

"El iPad es el cuarto paso en la evolución de los videojuegos", dijo Gonzague de Vallois, vicepresidente senior de publicación de Gameloft.

"El primer paso fue el microcomputador, el segundo la consola de videojuegos y el tercero los teléfonos inteligentes. Cada una de estas plataformas revolucionaron los videojuegos a su manera", añadió.

Apple ha vendido ya cerca de 500.000 iPad y la analista de Morgan Stanley Katy Huberty predice que el gigante de la tecnología colocará entre 8 y 10 millones de iPad este año en todo el mundo.

"¿Puede vender el iPad cinco millones de dispositivos el primer año sin juegos ni aplicaciones? Probablemente," dijo Kevin A. Wood, vicepresidente y analista senior de Technology Market Insights, una firma de investigación de Infogroup/ORC.

"Sin embargo, la habilidad de Apple para redefinir su espacio en el mundo de los computadores dependerá de su habilidad para mantener la excitación. Las aplicaciones y los juegos redefinieron lo que eran los teléfonos inteligentes y para lo que podrían ser usados, y sospechamos que será la misma situación en el caso del iPad", sostuvo.

Peter Farago, vicepresidente de marketing de la firma de investigación Flurry, dijo que sólo un tercio de las 2.300 aplicaciones actualmente disponibles para el iPad en iTunes.com son juegos, con las aplicaciones de entretenimiento en un distante segundo puesto con el 14 por ciento.

(Información de John Gaudiosi; Traducido por Redacción de Madrid; Editado en español por Mario Naranjo)