EXCLUSIVA-Cambio climático podría elevar costo de alergias EEUU

miércoles 14 de abril de 2010 16:26 GYT
 

Por Deborah Zabarenko

WASHINGTON (Reuters) - El cambio climático podría llevar el costo del tratamiento de las alergias y el asma en Estados Unidos más allá de los 32.000 millones de dólares anuales que se gastan actualmente, reportaron el miércoles grupos de salud y de protección del medio ambiente.

Un aumento mundial de las temperaturas alarga las épocas del año en las que se produce más polen, provocando alergias en gran parte del altamente poblado este del país, informaron las estadounidenses National Wildlife Federation y la Asthma and Allergy Foundation of America en un reporte.

El costo de tratar en Estados Unidos las alergias y el asma derivado de las alergias es de 32.000 millones de dólares en gastos médicos directos, días laborales perdidos y baja en la productividad, precisó el reporte.

"El cambio climático podría permitir que árboles altamente alergénicos como robles y nogales americanos comiencen a reemplazar a pinos, piceas y abetos que generalmente no causan alergias, exponiendo a mucha más gente a los detonantes de las alergias de primavera", dijo Amanda Staudt, científica de clima de la National Wildlife Federation.

Ya es posible percibir condiciones primaverales 14 días antes en comparación a 20 años atrás, dijo Staudt.

En el otoño, plantas ambrosías se volverán más grandes y estarán más cargadas de polen durante una temporada de crecimiento más prolongada, dijo Staudt en una entrevista telefónica.

También hay evidencia de que las ambrosías, que son el mayor detonante de alergias en Estados Unidos, crecen más rápido a medida que aumenta la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero que provoca el cambio climático, es emitido por fuentes fabricadas por humanos como automóviles que funcionan en base a la quema de combustibles fósiles y las plantas de energía en base a carbón, así como también por fuentes naturales entre las que se incluye la respiración humana.

(Editado en español por Lucila Sigal)