Los piratas reescriben el guión del lanzamiento chino del iPad

lunes 26 de abril de 2010 10:25 GYT
 

Por James Pomfret y Melanie Lee

SHENZHEN/SHANGHAI (Reuters) - Sólo tres semanas después del lanzamiento mundial, han empezado a aparecer versiones piratas de la popular tableta iPad de Apple en las estanterías de tiendas online y del mundo real en China.

Apple retrasó recientemente el lanzamiento internacional del iPad después de que la enorme demanda en Estados Unidos encontrara desprevenido al fabricante de los populares iPhones e iPods.

Pero los consumidores chinos que buscan copias del último producto de moda de la compañía no tienen que irse más allá del centro comercial de productos electrónicos de Shenzhen, la próspera ciudad del sur de China cerca de la frontera con Hong Kong.

Allí, tiendas minúsculas están atiborradas de versiones pirateadas de todo, que van desde el último sistema operativo de Microsoft, Windows 7, una ganga a 2 dólares cada uno, a un abanico de productos de Apple que incluye desde iPhones a MacBooks y el ligero MacBook Air.

Después de exhaustivas preguntas a numerosos comerciantes, uno apellidado Lin ofreció el artículo deseado en una oscura habitación trasera en la quinta planta del mercado, lejos del tumulto.

Pesado y grueso con tres puertos USB y una forma más rectangular que el original, esta falsificación con aspiraciones de iPad, que funciona con un sistema operativo de Windows, parece más bien un iPhone gigante.

Cuesta 2.800 yuanes (410 dólares), lo que supone que sólo es un poco más barato que el precio de venta del iPad, de 499-699 dólares (entre 374 y 524 euros).

"Esta es sólo la primera versión preliminar", dice Lin.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un "shanzhai" la imitada reproducci&oacute;n del iPad de Apple, es visto desde una tienda electr&oacute;nica en Shenzhen. Abr 21 2010. S&oacute;lo tres semanas despu&eacute;s del lanzamiento mundial, han empezado a aparecer versiones piratas de la popular tableta iPad de Apple en las estanter&iacute;as de tiendas online y del mundo real en China. REUTERS/Bobby Yip/ARCHIVO</p>