1 de mayo de 2010 / 7:18 / hace 7 años

Obama visitará Golfo de México por derrame de petróleo

7 MIN. DE LECTURA

<p>Barreras flotantes inflables protegen una peque&ntilde;a isla junto a Port East en el Golfo de M&eacute;xico al sur de Luisiana, donde el derrame de petr&oacute;leo del pozo Deepwater Horizon contin&uacute;a extendi&eacute;ndose, abr 29 2010.Sean Gardner/Greenpeace/Handout (UNITED STATES)</p>

Por Matthew Bigg

VENICE, EEUU (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará el domingo el Golfo de México para impulsar los esfuerzos por revertir el derrame de millones de litros de petróleo de un pozo submarino dañado, mientras la enorme mancha de crudo se acerca a la costa estadounidense.

La visita, que según un funcionario de la Casa Blanca se realizaría el domingo en la mañana, destaca el apremio del mandatario en ser visto prestando atención a la limpieza y contención de uno de los peores derrames de crudo de la historia estadounidense.

No se entregaron de inmediato más detalles sobre la hora o el lugar exacto de la visita.

La extensa mancha de crudo ya alcanzó la costas de Luisiana, amenazando los criaderos de peces y camarones, además de los vulnerables manglares de la región habitados por diversas especies.

Alimentada con petróleo que brota de un pozo averiado en el Golfo de México, frente a Luisiana, la mancha de 208 por 112 kilómetros también pone en peligro los refugios de vida salvaje, la industria pesquera y las playas de cuatro estados desde el este de Luisiana hasta el noroeste de Florida.

El filtración, que siguió a la explosión y hundimiento de una torre de perforación la semana pasada, obligó a Obama a suspender planes políticamente delicados para expandir las perforaciones de crudo mar adentro.

Los proyectos habían sido develados el mes pasado, en parte para atraer el apoyo republicano a una legislación sobre cambio climático.

Dos plataformas de perforación en el Golfo de México detuvieron su producción de gas natural de 6,2 millones de pies cúbicos al día debido al gigantesco, informó el sábado al Servicio de Manejo de Minerales de Estados Unidos.

La agencia indicó que podría ordenar el cierre de otras plataformas por el riesgo de la filtración.

Presion Sobre Bp

El Gobierno de Estados Unidos está aumentando la presión sobre el gigante energético con base en Londres BP Plc, propietario del pozo averiado, para que haga mayores esfuerzos por tapar el flujo de crudo y contenga la creciente mancha.

Se estima que el costo de la operación sería de miles de millones de dólares.

"Los vientos del sur-sureste continuarán llevando la creciente filtración de petróleo en el Golfo de México hacia tierra en la región del delta del Misisipi este fin de semana", pronosticó el sábado AccuWeather.com.

Funcionarios locales en el delta del Misisipi, en Luisiana dijeron el viernes que una delgada línea de petróleo proveniente de la filtración ya había llegado a las primeras islas.

Al menos un pájaro, un alcatraz atlántico, fue tratado por contaminación con petróleo en lo que ecologistas temen podría ser un desastre para la vida salvaje.

Sin embargo, Gail Bishop, una portavoz para la fuerza especial operada por el Gobierno estadounidense y BP dijo que el derrame está cerca de la costa en la reserva de vida salvaje de Pass-a-Loutre, cerca de Venice, Luisiana.

"Realmente no ha impactado la costa y parece estar distanciándose al este", dijo Bishop.

Mientras varios cientos de botes y aviones luchan para contener la filtración y dispersarla en el mar con químicos, la Guardia Costera se esforzaba en ubicar grandes barreras en un desesperado intento por evitar que el crudo llegue a la costa.

Sin embargo, AccuWeather dijo que el empeoramiento del clima y la fuerte marea podrían dificultar los esfuerzos de equipos de limpieza este fin de semana.

Tanto Luisiana como Misisipi, Alabama y Florida declararon estado de emergencia, mientras pescadores y residentes de varios estados presentaban demandas en contra de las compañías que operan el pozo.

"Enorme Desastre"

El petróleo fluye a razón de 5.000 barriles diarios, según estimaciones del Gobierno, pero expertos dicen que la cantidad de crudo que escapa es difícil de medir.

Expertos han dicho que existen pocas esperanzas de que BP logre arreglar la filtración relativamente rápido.

BP espera cubrir el pozo con un embudo invertido gigante que capturaría el petróleo y lo desviaría a un buque.

Pero ese esquema demoraría cuatro semanas en ser instalado, para cuando podrían haberse vertido más de 150.000 barriles. Si el embudo no funciona, BP tendría que intentar detener el flujo mediante la perforación de un pozo de alivio, lo que podría tardar entre dos a tres meses.

"Con 5.000 barriles por día, en dos meses va a ser un derrame mayor que el del Exxon Valdez", dijo Tyler Priest, director de estudios mundiales de la escuela de negocios Bauer College de la University of Houston, en referencia al incidente de 1989, visto hasta ahora como el peor derrame de crudo en la historia de Estados Unidos.

"Estás viendo a un enorme desastre", agregó.

BP, trabajando junto a la Guardia Costera, estaba utilizando barcos con equipo especializado. Autoridades del distrito y pescadores fueron contratados para ayudar con la limpieza y el esfuerzo de contención.

El Gobierno estadounidense dijo que no se autorizarán más áreas de perforación mar adentro hasta después de una revisión del pozo. También pidió a BP que comprometa más recursos y que financie la limpieza.

El director ejecutivo Tony Hayward prometió una intensa campaña de limpieza y dijo que BP compensará a los afectados.

El costo para la industria pesquera de Luisiana podría ser de 2.500 millones de dólares, mientras que el impacto sobre el turismo en el área de Florida que da al Golfo de México podría alcanzar los 3.000 millones, dijo el viernes Neil McMahon, analista de Bernstein.

Las acciones de BP, y todas las compañías ligadas a la plataforma Deepwater Horizon: la suiza Transocean, fabricante de plataformas petroleras; Halliburton y Cameron, proveedoras de servicios, cayeron con fuerza por el temor de los inversores a los costos ligados a la fuga.

Reporte adicional de Chris Baltimore y Kristen Hays en Houston, Tom Bergin en Londres, Phil Stewart en Washington, Joshua Schnyer y Rebekah Kebede en Nueva York; Escrito por Christopher Wilson; Editado en español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below