4 de mayo de 2010 / 9:20 / en 7 años

Mejora de clima ayuda en lucha contra derrame crudo EEUU

Por Matthew Bigg

<p>Barreras flotantes se observan en la isla Breton, Luisiana, mientras el derrame de petr&oacute;leo del pozo Deepwater Horizon contin&uacute;a extendi&eacute;ndose en el Golfo de M&eacute;xico, mayo 3 2010. REUTERS/Carlos Barria (UNITED STATES)</p>

VENICE, Estados Unidos (Reuters) - Una flota de casi 200 embarcaciones enfrentaba el martes un gran derrame de petróleo en el Golfo de México, aprovechando la llegada de un clima favorable para intensificar la pelea por limitar su impacto sobre la costa de Estados Unidos.

La gigante de energía BP Plc, bajo una fuerte presión de Washington, buscaba el martes contener el daño provocado por la pérdida de más de 5.000 barriles (795.000 litros) diarios que amenaza al transporte, la vida silvestre y las playas de una de las zonas de pesca más fértiles del país.

Un mar más tranquilo, tras días de vientos fuertes y olas de gran altura, colaboraba con el avance de una de las mayores operaciones de control de una fuga petrolera jamás emprendida.

Las embarcaciones reparaban kilómetros de barreras de contención desplegadas a lo largo de las costas del Golfo, intentando frenar la marea negra estimada en una superficie de 208 por 112 kilómetros.

La agencia meteorológica Accuweather.com dijo que los vientos y la marea más favorables podrían evitar que la mancha alcance el litoral del Golfo por unos días o incluso más.

“Es alentador que las condiciones meteorológicas mejoren”, dijo Matthew Schofield, oficial de la Guardia Costera en Luisiana.

“Es un objetivo móvil. Hay muchos factores que inciden sobre cómo se mueve y se dispersa (...) No hemos tenido reportes de que haya petróleo muy concentrado en las orillas”, añadió.

Las acciones de BP parecían haber encontrado un piso tras casi dos semanas de retroceso. Los títulos cedían un 3 por ciento a 555 peniques, en línea con la caída del 3,2 por ciento del índice de petróleo y gas STOXX Europe 600.

En Nueva York, los ADRs de BP se negociaban con un alza del 1,2 por ciento.

Los títulos de BP perdieron cerca de un 17 por ciento desde que se produjo el masivo vertido de petróleo en las aguas marinas frente a Luisiana, como consecuencia de la explosión y posterior hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon.

El petróleo estadounidense cayó un 4 por ciento por debajo de los 83 dólares el barril el martes, alejándose de sus máximos de 19 meses, por un alza del dólar y expectativas de un incremento en los inventarios de crudo y gasolina en la primera economía mundial.

La catástrofe ambiental en el Golfo amenaza con eclipsar la del Exxon Valdez en 1989 en Alaska, el peor derrame petrolero que sufrió Estados Unidos.

AÑOS

“Nuestra mayor preocupación es que el petróleo entre, en cualquier cantidad que sea (y) una vez que lo haga (...) mate a todos los langostinos”, dijo Dan Dix, capitán de un bote en las costas de Venice, Luisiana.

“Si mueren los langostinos, mueren los peces que se alimentan de los langostinos y si mueren los peces no quedará nada en el Golfo de México. Esto podría ser un desastre absoluto por años y años”, añadió.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, aprobó los pedidos de otros tres gobernadores de estado de la costa del Golfo para financiar el despliegue de miles de efectivos de la Guardia Nacional para combatir al derrame, dijo el Pentágono.

Adicionalmente, y para respaldar la solicitud de Luisiana de enviar 6.000 miembros de la Guardia Nacional, Gates también autorizó las requisitorias de Misisipi por otros 6.000 hombres, de Alabama, por 3.000, y de Florida, por 2.500.

“Estamos comprometidos para evitar todo el daño económico que podamos, trabajando para contener el impacto de este derrame potencialmente devastador”, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La petrolera británica, que quedó bajo la presión de Washington para solucionar el desastre, informó que había completado la primera de las tres cúpulas de acero y concreto que intentará ubicar esta semana sobre una de las tres filtraciones a más un kilómetro del nivel del mar.

La petrolera británica dijo que espera transportar esta semana una cúpula de acero y cemento de 98 toneladas y 12 metros y equipamiento relacionado hacia el lugar de la fuga.

El artefacto está diseñado para canalizar el petróleo a través de una cañería hacia la superficie, donde puede ser recogido por una barcaza.

En teoría, el sistema podría recolectar el 85 por ciento del petróleo que fluye desde el lecho marino, pero BP nunca ha instalado una estructura similar a una profundidad de 1.524 metros y no puede garantizar que el esfuerzo vaya a dar sus frutos.

El accidente ha puesto bajo el foco el equilibrio en las políticas de seguridad energética estadounidenses con la protección del medioambiente y las industrias que dependen de este, como la pesca.

El derrame ha obligado a Obama a suspender sus planes de ampliar la perforación de pozos costa afuera, que lanzó recientemente para obtener el apoyo de los Republicanos a su legislación climática.

Su giro se produce después de que ha convocado a explorar en busca de crudo en las aguas frente a California para recaudar fondos para el gobierno del estado, que enfrenta un déficit presupuestario de 20.000 millones de dólares.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, retiró su apoyo a la ampliación de la perforación petrolera frente a las costas de su estado, citando el derrame del Golfo de México.

ESTADOS AMENAZADOS

BP dijo que ofreció a los estados sobre la costa del Golfo de México, cuyas costas podrían ser alcanzadas por el petróleo, millones de dólares para adelantarse con proyectos de recuperación.

Funcionarios de la compañía también dijeron que BP está liberando 25 millones de dólares en garantías a Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida para dar paso a proyectos de recuperación. El financiamiento puede ser usado para numerosos gastos como en tanqueros para alquilar.

BP ha gastado varios años trabajando para pulir su imagen acerca de su cuidado del ambiente. Actualmente enfrenta una pesadilla en materia de relaciones públicas.

En la noche del domingo, la firma también comenzó la perforación de una nuevo pozo de alivio, diseñado para tapar al que tiene la fuga. Sin embargo, esa operación demoraría entre dos o tres meses hasta completarse.

Reporte adicional de Kelli Dugan en Mobile, Chis Baltimore, Anna Driver y Kristen Hays en Houston, Matt Daily y Tom Bergin en Londres, Pascal Fletcher en Miami, Jeremy Pelofsky en Londres; escrito por Jeffrey Jones, Pascal Fletcher y Ros Krasny; editado en español por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below