EEUU y BP combaten derrame crudo arriba y debajo del mar

miércoles 5 de mayo de 2010 15:50 GYT
 

Por Matthew Bigg

VENICE, EEUU (Reuters) - Un ejército de operarios luchaban el miércoles sobre y debajo de la superficie de las aguas del Golfo de México para evitar que un inmenso derrame de crudo invada las costas de Estados Unidos, en una de las operaciones de contención más grandes que se hayan realizado.

Una mejora del clima en la zona permitirá realizar la primera "quema controlada" del derrame a gran escala desde el 28 de abril, cuando una llamarada de 28 minutos de duración eliminó miles de litros de crudo. Ahora se aguarda que los vientos mantengan retenida a la inmensa mancha por varios días.

Funcionarios dijeron que no esperaban que la quema del miércoles afectara áreas pobladas ni a la fauna marina. La Agencia de Protección Ambiental vigilará la calidad del aire.

Las autoridades desplegaron miles de barreras de contención para bloquear la marea negra y rociaban dispersores sobre la gruesa capa de petróleo que deriva lentamente cerca de playas turísticas y zonas pesqueras de gran fertilidad, amenazando con causar una catástrofe.

La gigante de energía con sede en Londres, BP Plc, logró tapar una de las tres fugas de crudo del pozo submarino dañado, usando vehículos submarinos a control remoto, pero el petróleo continuaba manando sin cambios a razón de 5.000 barriles diarios (unos 795.000 litros).

Un gigantesco compartimento de acero para ser colocado sobre el pozo será embarcado el miércoles hacia el lugar donde está la pérdida y estaría operando en seis días, pese a que nunca fue probado a esa profundidad y su éxito no está garantizado.

BP también ha comenzado a perforar un pozo de alivio, pero esta operación podría tardar de dos a tres meses en completarse. Mientras tanto, la inmensa mancha de 208 por 112 kilómetros continúa moviéndose por el Golfo.

MOVILIZACION   Continuación...

 
<p>Trabajadores colocan una barrera de protecci&oacute;n flotante dentro en una embarcaci&oacute;n en Pass Christian, Misisipi, mayo 4 2010. REUTERS/Rick Wilking (UNITED STATES)</p>