Voluntarios y soldados, unidos en lucha contra derrame en Golfo

jueves 6 de mayo de 2010 12:16 GYT
 

Por Matthew Bigg

VENICE, EEUU (Reuters) - Trabajadores petroleros, voluntarios y el Ejército estadounidense se preparaban el jueves para otro día de trabajo duro en el Golfo de México, en un intento por contener un derrame de petróleo y proteger a la costa de una pesadilla ecológica.

En tanto, surgían interrogantes sobre la práctica de los reguladores de eximir de estudios de impacto ambiental a algunos proyectos de exploración petrolera vistos como de escaso riesgo, como ocurrió con la aprobación del accidentado pozo de BP.

Los políticos mantuvieron la presión sobre el gigante energético británico para limitar el daño ecológico y económico ocasionado por la fuga de crudo.

La exploradora Transocean Ltd dijo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le pidió que preserve los registros relativos a la perforación del pozo y la explosión mortal en su plataforma hace dos semanas.

El miércoles, BP comenzó a transportar un enorme aparato metálico diseñado para canalizar el flujo de petróleo desde el lecho marino hacia un buque en la superficie.

El artefacto demorará unas 12 horas en llegar al lugar donde está la fuga frente a las costas de Luisiana. Luego de ser instalado, podría comenzar el lunes a capturar crudo, dijo el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles.

La estructura de 98 toneladas es vista como la mejor alternativa para contener la pérdida en el corto plazo, pero Suttles advirtió que no hay garantía de que funcione bajo el agua a 1,6 kilómetros de profundidad.

Los vientos prevalecientes han mantenido la gigantesca mancha negra en alta mar, dos semanas después de que la mortal explosión de la plataforma Deepwater Horizon desencadenó la fuga, y por el momento apenas se movía.   Continuación...

 
<p>Director de Operaciones de BP Doug Suttles, secretario del Interior Ken Salazar y la almirante de la Guardia Costera de Estados Unidos Mary Landry analizan la trayectoria del petr&oacute;leo derramado en el Golfo de M&eacute;xico, en Robert, Luisiana. Mayo 5 2010. Trabajadores petroleros, voluntarios y el Ej&eacute;rcito estadounidense se preparaban el jueves para otro d&iacute;a de trabajo duro en el Golfo de M&eacute;xico, en un intento por contener un derrame de petr&oacute;leo y proteger a la costa de una pesadilla ecol&oacute;gica. REUTERS/Sean Gardner</p>