En Indonesia, Twitter asume un papel de supervisor social

martes 11 de mayo de 2010 11:32 GYT
 

Por Esther Samboh

YAKARTA (Reuters) - Cuando el ministro indonesio de Servicios Sociales, Salim Segaf Al-Jufrie, fue visto conduciendo su auto por un carril exclusivo para autobuses en la capital Yakarta, seguramente no imaginó la indignación que eso podría causar.

Un residente que observaba captó una imagen de su transgresión y la colgó en la red social Twitter, donde fue vista por más de 10.000 personas, muchas de las cuales descargaron su ira por la flagrante infracción de la ley.

El reprendido ministro, sin embargo, demostró ser tan seguidor de las nuevas tecnologías como sus detractores y utilizó Twitter para responder y pedir perdón.

"Gracias por todas las respuestas y aportaciones sobre el incidente de hoy", escribió en Twitter.

"Es una valiosa lección para mí y mi equipo. Me gustaría disculparme sinceramente (...) como un líder, asumo total responsabilidad", agregó.

Y así lo hizo. Al día siguiente, Al-Jufrie presentó un reporte sobre su propia actuación en una comisaría de policía y fue multado con 500.000 rupias (55 dólares).

El incidente demuestra el poder que medios sociales como Facebook, Twitter y otros han logrado en Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo con 235 millones de habitantes dispersos en un archipiélago de más de 17.000 islas.

Un informe conocido este año de la firma de supervisión de medios sociales Sysomos clasificó a Indonesia en la sexta posición, representando el 2,4 por ciento de los usuarios de Twitter de todo el mundo, por detrás de Estados Unidos, Brasil, Reino Unido, Canadá y Alemania.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un computador mostrando el sitio de internet Twitter, en Los Angeles. Oct 13 2009. Cuando el ministro indonesio de Servicios Sociales, Salim Segaf Al-Jufrie, fue visto conduciendo su auto por un carril exclusivo para autobuses en la capital Yakarta, seguramente no imagin&oacute; la indignaci&oacute;n que eso podr&iacute;a causar. REUTERS/Mario Anzuoni/ARCHIVO</p>