Publican en la web manuscritos británicos antiguos

viernes 14 de mayo de 2010 17:01 GYT
 

Por Paul Casciato

LONDRES (Reuters) - Un importante archivo de manuscritos antiguos que abre una ventana a las experiencias, esperanzas, temores e intereses de la gente que vivió entre los siglos XV y XVIII fue publicado en internet.

El Proyecto Scriptorium de la Universidad de Cambridge puede encontrarse en scriptorium.english.cam.ac.uk/ y muestra miles de páginas extraídas de 20 "misceláneas" distintas escritas a mano, algunas de las cuales datan de las Guerras de las Rosas.

El líder del proyecto, Richard Beadle, dijo que las misceláneas de este tipo no siempre han recibido el tratamiento ni la atención que se merecen.

"Pero como muestra el Scriptorium, de hecho nos dan un punto de vista fascinante de la primera vida moderna y expone una nueva cara de la literatura y la cultura y la literatura del periodo para que la gente lo explore", explicó en un comunicado.

Los libros, que han sido comparados con organizadores personales, se usaban para almacenar extractos de información que la gente había leído, le habían contado o había escuchado sin querer, en momentos en los que el papel era un artículo escaso y caro.

La colección incluye un cuaderno en el cual Eduardo VI escribió varios pasajes de la Biblia y una miscelánea conservada por William Rawley, capellán de Francis Bacon, en el cual guardó varias frases de Bacon y algunos de sus chistes (sobre todo malos).

Quizás más significativas, sin embargo, son las copias del material que muestra la vida diaria de otras personas. Recibos, cuentas, sonetos, citas, oraciones, sermones, consejos legales e indicaciones médicas fueron todas añadidas al compendio y pasaron de generación en generación.

Durante varias décadas, sus propietarios almacenaron desde poemas de Shakespeare y Milton hasta remedios contra las plagas, listas de lavandería y en un caso, el contenido de su estanque de peces.

En muchos casos, los originales, que procedían de bibliotecas, universidades y casas de campo de diferentes partes de Inglaterra, son demasiado frágiles para leerlos a mano. La digitalización pondrá sus contenidos disponibles a la gente de todo el mundo, mientras se preserva para las futuras generaciones.

(Reporte de Paul Casciato; Traducido por Redacción de Madrid)