21 de mayo de 2010 / 18:08 / hace 7 años

BP cubierta de críticas; continúa derrame crudo EEUU

<p>Ecologistas toman muestras del agua contaminada por un derrame de petr&oacute;leo, cerca del Paso Loutre, en Lusiana. Mayo 20 2010. Enojo, escepticismo y acusaciones de adulterar informaci&oacute;n cubr&iacute;an el viernes a la petrolera BP Plc, mientras se debat&iacute;a para contener un derrame de crudo de un pozo submarino, que desde hace un mes vierte una marea negra sobre el Golfo de M&eacute;xico. REUTERS/Lee Celano</p>

Por Anna Driver y Matthew Bigg

HOUSTON/VENICE, Estados Unidos (Reuters) - Enojo, escepticismo y acusaciones de adulterar información cubrían el viernes a la petrolera BP Plc, mientras se debatía para contener un derrame de crudo de un pozo submarino, que desde hace un mes vierte una marea negra sobre el Golfo de México.

Legisladores y científicos estadounidenses denunciaron a BP por intentar ocultar lo que muchos creen ya es la peor pérdida de crudo de la historia del país, que eclipsó al desastre del Exxon Valdez en Alaska en 1989 y amenaza con convertirse en un desastre ambiental y económico para la zona.

La empresa con base en Londres, mientras enfrenta el enfado y la frustración creciente del Gobierno de Estados Unidos y señalamientos de encubrimiento, dijo que sus ingenieros trabajan para determinar la real magnitud del derrame.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantenía una fuerte presión sobre BP para que extreme sus esfuerzos por detener la fuga de crudo.

“Estamos enfrentando un desastre de una magnitud que probablemente no hemos visto nunca antes, en términos de una explosión en el Golfo de México”, dijo a periodistas Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca.

“Hacemos todo lo humana y tecnológicamente posible para lidiar con esto”, añadió.

BP planea tapar el pozo inyectando fluidos pesados y cemento. Esa operación podría comenzar la semana próxima, probablemente el martes, dijo Doug Suttles, presidente de operaciones de la firma.

Añadiendo confusión a la situación, BP redujo el viernes su estimación de la cantidad de crudo que estaba capturando con uno de los sistemas de mitigación que implementó a 1,6 kilómetros de profundidad sobre el lecho marino.

Un portavoz de la firma dijo el volumen de petróleo que recolectaban del pozo cayó a 2.200 barriles por día (bpd) durante el período de 24 horas terminado en la medianoche del jueves. Antes, BP había dicho que la captura era de 5.000 bpd.

“El flujo cambió, no es constante”, dijo el portavoz de BP John Curry.

Muchos científicos rechazan la estimación original de que el pozo pierde unos 5.000 bpd, frecuentemente defendida por la compañía, y señalan que es ridículamente baja y que podría ascender hasta 70.000 bpd o más.

“Hay mucha incertidumbre en torno al número y ciertamente el rango podría ser muy amplio”, dijo Suttles. Un panel federal divulgará la próxima semana su propia estimación del flujo de petróleo, dijo un oficial de la Guardia Costera.

“PAPA CALIENTE”

“Está muy claro que BP no está diciendo la verdad”, dijo Ed Markey, representante demócrata de Massachusetts a CNN.

La empresa niega la acusación de encubrimiento y dijo que algunos cálculos externos sobre el derrame son inexactos.

Las acciones de la empresa cerraron con una pérdida de 4,18 por ciento en Londres, y retrocedían un 1,66 por ciento en Estados Unidos.

Michael Gordon, presidente ejecutivo de Gordon Strategic Communications, una firma de Nueva York especializada en manejo de relaciones públicas en situación de crisis calificó al derrame como “un caso de estudio sobre fallas de comunicación durante una crisis”.

“No hubiera sido posible que lo manejaran peor. No están asumiendo la responsabilidad que les corresponde. Jugaron el juego de la ‘papa caliente’ con las otras compañías involucradas”, señaló, en referencia a las acusaciones mutuas que se cruzan BP y sus socias en la perforación del pozo.

Un mes después de la voladura del pozo y la explosión y hundimiento de la plataforma petrolera que desató el desastre, una mancha de color rojo profundo cubría kilómetros de la costa junto al extremo sur del delta del río Misisipi, un presagio de lo que muchos temen será una presencia mucho más devastadora.

Los científicos temen que parte de la gigantesca y fragmentada marea negra sea aspirada por las corrientes de los Cayos de Florida y Cuba.

En Mobile, Alabama, el capitán de la Guardia Costera Steven Poulin dijo que los vuelos sobre la zona del jueves mostraron “pequeñas áreas con brillo” en la corriente Loop y que no había “rastros de trompa de elefante” describiendo la forma que podría adoptar la mancha de petróleo si fuera arrastrada.

BP puso una cámara de video en vivo (www.bp.com) que muestra una estela de crudo y gas brotando del suelo marino.

“Cuando lo ves te das cuenta de que es un borbotón saliendo del fondo del mar”, dijo Markey, antes de agregar que la captura es “solo una pequeña fracción”.

“BP ha manejado mal todo el incidente desde el primer día. En adelante, no debiera confiarse en ellos (...) no debiera permitirse que tomen decisiones clave y debieran ser vigilados”, añadió.

Un portavoz de BP dijo que el cálculo de la fuga provenía del Gobierno de Estados Unidos, con el que trabajan en conjunto para contener el desastre.

“Entiendo la frustración”, dijo Suttles, de BP.

RESPONSABILIDAD LEGAL

“Es evidente que están tratando de limitar la información que brindan para protegerse económicamente de su responsabilidad legal”, dijo Markey, que participa de un comité de energía y calentamiento global del Congreso.

En una señal de la creciente irritación de Washington, el Gobierno demandó a BP que comparta más información y acusó a la empresa de brindar escasa información al público y las autoridades.

Hubo señales de la tensión creciente entre los ejecutivos de BP y funcionarios del Gobierno de Estados Unidos en una rueda de información en Robert.

BP dijo que trabajaba con un nuevo equipo para determinar la cantidad exacta de petróleo que está fluyendo, que había gastado casi 700 millones de dólares en atender el derrame y que estaba perforando un pozo de alivio para tratar de extraer el líquido que se escapa hacia el mar.

En Luisiana, una espesa mancha aceitosa ingresó a ensenadas y se depositó en medio de las marismas, mientras que en otras partes un brillo multicolor de petróleo flotaba frente a la costa, sugiriendo que más crudo pronto alcanzará a las islas que están a nivel del mar.

BP se comprometió a pagar todos los reclamos por daños legítimos y enfrenta costos por miles de millones de dólares en limpieza y daños.

El peor derrame en América del Norte se produjo por una explosión en 1979 que vertió 3 millones de barriles de crudo en la bahía Campeche de México.

Reporte adicional de Tom Bergin en Londres. Editado en español por Damián Wroclavsky

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below