Un libro se pregunta ¿internet está destrozando nuestras mentes?

viernes 4 de junio de 2010 12:22 GYT
 

Por Mark Egan

NUEVA YORK (Reuters) - Cuando el autor Nicholas Carr comenzó a investigar en su libro si internet está destrozando nuestras mentes, restringió su acceso a internet, al correo electrónico y cerró sus cuentas de Twitter y Facebook.

Su nuevo libro "The Shallows: What the Internet is doing to our brains" argumenta que la última tecnología nos hace menos capaces de pensar profundamente. Carr se sintió él mismo tan distraído que no podía trabajar en su libro mientras estaba conectado a la red, como todos los días.

"Encontré en mi falta de concentración una gran incapacidad", dijo Carr a Reuters en una entrevista.

"Por eso abandoné mis cuentas de Facebook y Twitter y me reprimí en el correo electrónico, de tal manera que yo sólo estaba comprobándolo un par de veces al día en lugar de cada 45 segundos", aseguró.

Después de comenzar a sentirse "perplejo" por su repentina falta de conexión a internet, Carr dijo que durante un par de semanas fue capaz de mantenerse centrado en una tarea durante un periodo ininterrumpido y, afortunadamente, fue capaz también de hacer su trabajo.

Carr escribió un artículo para la revista Atlantic en el 2008 donde planteó la controvertida pregunta "¿Google nos está haciendo estúpidos?" y donde quería conocer en profundidad cómo internet cambiaba nuestras mentes.

Su libro explora cómo la sociedad pasó de una tradición oral a la palabra impresa y a internet. Detalla cómo el cerebro se reprograma para adaptarse a nuevas fuentes de información.

Leer en internet ha cambiado fundamentalmente la manera en que usamos nuestro cerebro, según Carr.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de una p&aacute;gina del sitio Twitter vista desde un ordenador port&aacute;til en Los Angeles, oct 13 2009. Cuando el autor Nicholas Carr comenz&oacute; a investigar en su libro si internet est&aacute; destrozando nuestras mentes, restringi&oacute; su acceso a internet, al correo electr&oacute;nico y cerr&oacute; sus cuentas de Twitter y Facebook. REUTERS/Mario Anzuoni</p>