Bolivia y Jindal desbloquean inversión para siderúrgica El Mutún

martes 15 de junio de 2010 08:24 GYT
 

LA PAZ (Reuters) - El Gobierno de Bolivia y el grupo indio Jindal Steel and Power firmaron el lunes un acuerdo que resuelve una discrepancia territorial que se había convertido en el principal obstáculo para el arranque del proyecto siderúrgico El Mutún, de 2.100 millones de dólares.

El acuerdo, en forma de adenda a un contrato firmado hace casi tres años, deberá ser ratificado por la Asamblea Legislativa Plurinacional, trámite que se considera una simple formalidad dada la abrumadora mayoría oficialista en las dos cámaras.

La firma se produjo al cabo de varios meses de tensas negociaciones, durante las cuales el Gobierno socialista de Evo Morales incluso llegó a cobrar boletas de garantía por 18 millones de dólares, acusando a Jindal de no cumplir las inversiones pactadas para el proyecto El Mutún.

"Creo que con estos pasos el proyecto puede seguir adelante. Nosotros estamos comprometidos, queremos trabajar acá y estoy seguro de que con la cooperación activa del Gobierno vamos a estar en condiciones de llevar adelante el proyecto", dijo a reporteros, mediante traductor, el vicepresidente de Jindal, Vikrant Gujral.

Agregó, tras firmar el documento, que Jindal invertirá 300 millones de dólares en el primer año del contrato, que se computaría a partir de la entrega definitiva de todo el territorio del proyecto, ubicado en las serranías ricas en hierro de El Mutún, en la frontera sudoriental con Brasil.

El ministro de Minería, José Pimentel, acotó que la adenda superaba lo que calificó como "pretexto" de Jindal para demorar su inversión, y abría un nuevo escenario para concluir las paralelas negociaciones sobre la controversia que derivó en la ejecución de las millonarias boletas de garantía.

La adenda precisa la ubicación de una décima parte de las aproximadamente 5.000 hectáreas comprendidas en el proyecto, resolviendo problemas de propiedad cuya existencia el Gobierno había negado varias veces.

El emprendimiento de riesgo compartido entre Bolivia y Jindal para la primera industria siderúrgica del país sudamericano prevé la producción de al menos 1,5 millones de toneladas de acero anuales para el mercado interno, además de concentrados de hierro para exportación.

El contrato, por 40 años, afecta a la mitad del área mineralizada de El Mutún, que está considerada una de las mayores reservas mundiales de hierro, 40.000 millones de toneladas, y de manganeso, 10.000 millones de toneladas.

En la otra mitad, el Gobierno de Morales pretende desarrollar una industria siderúrgica mayoritariamente estatal, según recientes anuncios oficiales.

(Reporte de Carlos A. Quiroga. Editado por Marion Giraldo)