REPORTE ESPECIAL-Derrames profundos, mucho crudo y pocos datos

martes 15 de junio de 2010 11:40 GYT
 

Por Robert Campbell

NUEVO CAMPECHITO, México (Reuters) - Luego de una semana de la explosión del pozo petrolero mexicano Ixtoc en 1979, Misterveel Rodríguez y otros pescadores de la zona sacaban con sus redes enormes bolas de brea en lugar de huachinangos.

La explosión de Ixtoc ocasionó el peor derrame petrolero de la historia.

Más de 530 millones de litros de petróleo fueron derramados en las aguas del Golfo de México, que eventualmente llegó a las playas de Texas, a miles de kilómetros de distancia. Esa cantidad es unas tres veces mayor a la que se fugó hasta ahora por el desastre del Deepwater Horizon.

"Todos los pescadores pudieron ver la columna de llamas y humo", dijo a inicios de mes Rodríguez, de 59 años, en la sala de su modesta casa. "De repente las redes salieron sin pescado, sólo había los chaparrotes (bolas) de crudo", agregó.

Hasta antes de la explosión de la plataforma de perforación Deepwater Horizon de la empresa British Petroleum en el pozo Macondo en abril, Ixtoc era el único desastre petrolero en el mar que no había sido causado por un buque tanque o un sabotaje.

Aquella catástrofe dejó en claro qué podría salir mal en una perforación en aguas profundas. Después de todo, a la empresa petrolera estatal mexicana Pemex le tomó 297 días y la perforación de dos pozos de alivio, contener el derrame en Ixtoc, a 50 metros de profundidad.

Pero una revisión de cientos de páginas de documentos del Gobierno estadounidense sobre el derrame en Ixtoc, y entrevistas con varios expertos, demuestran que los reguladores minimizaron durante años la posibilidad de que ocurriera un incidente similar en Estados Unidos.

"Recuerdo a la gente diciendo 'esto nunca hubiera sucedido si la operadora fuera una empresa estadounidense'", dijo John Farrington, investigador retirado de la institución oceanográfica Woods Hole, que formó parte de un estudio financiado por Washington tras el derrame en México en septiembre de 1979.   Continuación...