20 de julio de 2010 / 12:49 / hace 7 años

China, satisfecha con la colaboración por parte de Google

5 MIN. DE LECTURA

<p>Imagen de archivo de la bandera nacional de China frente a las oficinas de Google, en Pek&iacute;n. Jul 1 2010. China est&aacute; satisfecha con el hecho de que la empresa estadounidense Google est&eacute; cumpliendo las leyes del pa&iacute;s asi&aacute;tico al haber dejado de redireccionar autom&aacute;ticamente a los usuarios hacia un portal sin censura, dijo el martes un alto funcionario chino.Jason Lee/ARCHIVO</p>

PEKIN (Reuters) - China está satisfecha con el hecho de que la empresa estadounidense Google esté cumpliendo las leyes del país asiático al haber dejado de redireccionar automáticamente a los usuarios hacia un portal sin censura, dijo el martes un alto funcionario chino.

Los comentarios de un funcionario del Ministerio de Industria e Información Tecnológica se hicieron eco de anteriores comunicados chinos, pero aún así parecen ser buenas noticias para la compañía después de que Pekín pusiese en duda el futuro a largo plazo de Google en el país.

La empresa está intentando lograr el equilibrio entre acabar con la autocensura en las búsquedas de su portal y mantener su negocio en un país en el que el control de la información ha sido una de las claves para la permanencia del Partido Comunista en el poder durante décadas.

La cuota de mercado de Google en China continuó bajando durante el segundo trimestre, cayendo hasta el 27,3 por ciento desde el 29,5 por ciento que había registrado en el primero, según datos de iResearch.

Antes de su incidente con Pekín, Google estaba ganando terreno lentamente al principal buscador del país asiático, Baidu. A finales del año pasado, la cuota de mercado de Google era del 32,8 por ciento.

Guxiang, la empresa que gestiona las páginas web de Google en China, se había comprometido a "respetar las leyes chinas" y a asegurarse de que la compañía no proporcione contenidos ilegales, dijo Zhang Feng, principal dirigente de la división de desarrollo de comunicación del ministerio.

"Después de examinarlo, hemos concluido que ha cumplido con los requisitos básicos expuestos en las leyes y regulaciones competentes", dijo Zhang en una rueda de prensa.

Google advirtió inesperadamente en enero de que podría abandonar China por problemas con la censura y después de sufrir un ataque informático que, según la empresa, llegó desde dentro del país, pero finalmente decidió cerrar su portal Google.cn y comenzar a redirigir a sus usuarios hacia su página web de Hong Kong, no sometida a la censura.

A principios de julio, la empresa acabó con su redirección automática, diciendo que Pekín no estaba de acuerdo con este sistema y que podría no renovar su licencia si continuaba con él.

A partir de ese momento, el portal chino invita a sus visitantes a hacer clic para acceder al portal de Hong Kong, en vez de redirigirlos a él automáticamente.

De todas formas, el "firewall" de China permanece intacto, lo que significa que las páginas web más delicadas que aparecían en las búsquedas son ahora inaccesibles desde dentro de las fronteras del país.

Las medidas de Google han sido vistas como una muestra de que la firma tiene intención de luchar todo lo posible para mantener su negocio en China y Pekín comunicó a principios de este mes que había renovado su licencia después de que la compañía "hubiese realizado mejoras".

Guxiang aceptó que los reguladores del Gobierno tengan derecho a supervisar los contenidos proporcionados por la empresa, dijo Zhang, negándose a realizar cualquier comentario sobre el abastecimiento por parte de Google de contenidos vinculados con el portal no censurado de Hong Kong.

"En lo que se refiere a Hong Kong, se trata de una medida operacional de la propia compañía", añadió.

La decisión de China de permitir a Google continuar operando en el país parece haber resuelto unos problemas con la censura que comenzaron hace meses y amenazaron el futuro de la compañía en el mayor mercado de usuarios de internet del mundo.

Las medidas también han sacado otra espina clavada en las relaciones entre Estados Unidos y China y reflejan el deseo de Pekín de tener una imagen más amable para las principales firmas extranjeras a pesar de sus diferencias ideológicas, según los analistas.

Reporte de Ben Blanchard; Traducido por Aida López en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below