PT dice prefiere alcanzar acuerdo con Telefónica sobre Vivo

jueves 22 de julio de 2010 10:33 GYT
 

LISBOA (Reuters) - Portugal Telecom insistió el jueves en que tiene fuertes argumentos legales para detener los intentos de Telefónica de deshacer su alianza en Brasil, pero reiteró que preferiría una solución aceptable para ambas partes.

El presidente ejecutivo de PT, Zeinal Bava, dijo el mes pasado que sus abogados le informaron que sería imposible para Telefónica deshacer unilateralmente Brasilcel, la asociación entre las firmas lusa y española que controla la mayor compañía de telefonía móvil de Brasil, Vivo.

"En referencia a las amenazas de Telefónica en este tema, PT no tiene duda alguna sobre la solidez de su posición legal," expresó un potavoz de PT.

Incluso cuando la disputa entra en el terreno legal, PT intenta alcanzar una solución amistosa respecto a Vivo, señaló el portavoz, que no reveló si las compañías mantenían nuevas conversaciones sobre este asunto.

"A PT le parece prudente seguir buscando una solución aceptable para todas las partes", expresó.

Telefónica, que el sábado abandonó su oferta de 7.150 millones de euros (9.130 millones de dólares) por la participación de PT en la firma brasileña, contrató a los abogados estadounidenses Dewey & Leboeuf y a los holandeses De Brauw Blackstone Westbroek para intentar disolver Brasilcel.

Un portavoz de Telefónica dijo el miércoles que la compañía pensaba resaltar "el posible incumplimiento de los gestores de PT respecto de sus obligaciones de informar al mercado, tras ocultar a Telefónica y a los accionistas de PT el uso efectivo de la acción de oro por parte del gobierno portugués".

PT negó cualquier incumplimiento en este sentido.

El gobierno portugués utilizó el mes pasado la acción de oro en PT para vetar la venta de la participación en Vivo.

Algunos analistas comentaron que Telefónica podría lograr todavía un acuerdo con PT y con el gobierno luso para evitar una disputa que pueda durar meses o incluso años."

(Reporte de Elisabete Tavares, escrito por Andrei Khalip; Edición de Michael Shields, traducción de Carlos Castellanos; Editado en español por Juan José Lagorio)