Corte rusa ordena bloquear sitios internet, Google protesta

jueves 29 de julio de 2010 19:58 GYT
 

Por Dmitry Solovyov

MOSCOW (Reuters) - Una corte del este de Rusia ordenó a un proveedor de internet bloquear cinco sitios que difundían puntos de vista extremos, lo que llevó a que Google, el gigante estadounidense, dijera el jueves que la medida restringía el acceso a la información.

El proveedor ruso de internet Rosnet apeló el miércoles para revertir la decisión de la corte de distrito de la ciudad de Komosomolsk-on-Amur, que es el único lugar en que la orden es válida, y por la que la compañía debe limitar el acceso a cinco sitios, incluyendo YouTube que es propiedad de Google.

El presidente de Rosnet, Alexander Yermakov, dijo a los medios nacionales que su compañía se había negado a bloquear el acceso a estos sitios argumentando la "incompetencia" del juez, y afirmó que estaba decidido a "llegar hasta el final, hasta el tribunal constitucional".

Google también criticó la decisión de la corte que ordenó a Rosnet bloquear el popular sitio YouTube por haber publicado el video de una película que según el juez fomentaba el odio étnico.

"Esto (la orden) es una obvia violación al derecho de información", dijo a Reuters Alla Zabrovskaya, directora de comunicaciones y relaciones públicas de Google Rusia.

"Debido a un solo video, que se menciona en la orden judicial, se pide bloquear todo el sitio que canaliza un flujo enorme de información", agregó.

Zabrovskaya señaló que de acuerdo a las normas de YouTube, la comunidad rusa de internet puede controlar el sitio, marcar o borrar videos que fomenten el odio nacional, religioso o racial.

Activistas rusos de derechos humanos y opositores al Kremlin han insistido en su preocupación sobre que las autoridades podrían silenciar cualquier medio de comunicación sólo acusándolo de tener contenido con puntos de vista extremos.

Una encuesta realizada por Levada Center, publicada esta semana, indicó que el 39 por ciento de los encuestados creía que cualquier crítica a las autoridades podría ser prohibida en Rusia bajo este pretexto.

(Editado en español por Patricia Avila)