RIM y Arabia Saudita negocian por Blackberry: fuente

viernes 6 de agosto de 2010 15:41 GYT
 

Por Souhail Karam

RIAD (Reuters) - RIM, la firma que produce los teléfonos BlackBerry, analizaba el viernes la posibilidad de usar servidores locales para su operación en Arabia Saudita, en un intento por evitar que el Gobierno suspenda el servicio Messenger por preocupaciones de seguridad, dijo una fuente.

Pese a reportes de interrupciones temporales, los usuarios de BlackBerry en el reino podían usar el servicio Messenger, aún cuando el Gobierno había amenazado con cortarlo desde el viernes por no poder interceptar mensajes ante necesidades de seguridad nacional.

Las conversaciones entre la canadiense Research In Motion (RIM) -que produce los populares teléfonos- y el regulador de telecomunicaciones saudí han progresado, dijo a Reuters el jueves una fuente con conocimiento directo de las negociaciones.

"Estamos probando soluciones técnicas con RIM (...) Servidores para ser más exactos", dijo la fuente a Reuters bajo la condición de permanecer en el anonimato.

Funcionarios de RIM en Canadá no devolvieron los llamados de Reuters par comentar la información.

La fuente dijo que las dos opciones para resolver el conflicto son usar servidores en Arabia Saudita o un parche que permitiría al Gobierno acceder a los datos en casos que afecten a la seguridad nacional.

El regulador de las telecomunicaciones no detalló si ya había obligado a los operadores a interrumpir el servicio.

Arabia Saudí es el mayor mercado de RIM en Oriente Medio con alrededor de 700.000 usuarios.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de un tel&eacute;fono m&oacute;vil Blackberry, de Research in Motion (RIM), en un estante en Toronto, jul 13 2010. Reseach in Motion, fabricante de la BlackBerry, se reun&iacute;a el jueves con funcionarios de Arabia Saudita, un d&iacute;a antes de que entre en vigor una prohibici&oacute;n de la funci&oacute;n de mensajer&iacute;a instant&aacute;nea del tel&eacute;fono en la econom&iacute;a mayor econom&iacute;a de Oriente Medio. REUTERS/Mark Blinch</p>