ENTREVISTA-Tecnológica Brasil piensa en grande, ve OPI en Nasdaq

martes 10 de agosto de 2010 17:13 GYT
 

Por Guillermo Parra-Bernal

SAO PAULO (Reuters) - Al menos por una vez, el horrendo tránsito de Sao Paulo podría ayudar a una compañía a llegar a alguna parte.

Spring Wireless de Brasil, que desarrolló un "programa de movilidad" para ayudar a sus clientes a mantener la productividad mientras están atascados en tránsito de la capital financiera del país, contempla cotizar en el Nasdaq en un par de años para financiar una expansión en el exterior.

La compañía cerrada, fundada en el 2001 por el ex banquero de Goldman Sachs Marcelo Conde, está luchando por obtener una mayor porción del mercado de plataformas de software de 1.000 millones de dólares anuales, que busca permitir a ejecutivos corporativos realizar parte de sus negocios desde teléfonos.

En Brasil, grupos como Coca-Cola Co, Unilever y Banco Santander han adoptado el software de movilidad Spring para sortear las pérdidas de tiempo por el tránsito vehicular, la deficiente infraestructura y los engorrosos trámites burocráticos.

"La industria se está moviendo a una velocidad fascinante," dijo Conde a Reuters.

"Apuntamos a obtener acceso a las más eficientes fuentes de capital a medida que nuestro flujo de ingresos se vuelve más fuerte", agregó.

Cotizar en el Nasdaq, la mayor fuente de capital para las compañías tecnológicas, sería el debut para una compañía brasileña y podría ayudar a Spring Wireless a ganar presencia y el tamaño necesarios para atacar a líderes del mercado tales como Research in Motion y Sybase, manifestó Conde.

Una oferta inicial de acciones en Wall Street podría darse alrededor del 2012, dijo, una vez que Spring Wireless solidifique su posición en Estados Unidos, donde comenzó sus operaciones el año pasado, y en Europa.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del fundador de Spring Wireless, Marcelo Conde, durante una entrevista con Reuters en Sao Paulo, jul 28 2010. Al menos por una vez, el horrendo tr&aacute;nsito de Sao Paulo podr&iacute;a ayudar a una compa&ntilde;&iacute;a a llegar a alguna parte. REUTERS/Nacho Doce</p>