24 de agosto de 2010 / 2:41 / en 7 años

Corte EEUU decide contra política de células madre

<p>Captura de imagen de c&eacute;lulas madre durante el proceso de conversi&oacute;n a c&eacute;lulas hep&aacute;ticas tomadas con un microscopio electr&oacute;nico en la Universidad de Stanford, EEUU, mar 9 2009. Una corte distrital estadounidense emiti&oacute; el lunes un juicio preliminar que frena el financiamiento federal a investigaciones sobre c&eacute;lulas madre de embriones humanos, en un golpe para las nuevas gu&iacute;as del Gobierno de Barack Obama sobre el pol&eacute;mico tema. MANDATORY CREDITJulie Baker/Stanford University School of Medicine/California Institute for Regenerative Medicine/Handout</p>

Por Jeremy Pelofsky y Maggie Fox

WASHINGTON (Reuters) - Una corte distrital estadounidense emitió el lunes un juicio preliminar que frena el financiamiento federal a investigaciones sobre células madre de embriones humanos, en un golpe para las nuevas guías del Gobierno de Barack Obama sobre el polémico tema.

La corte dictaminó a favor de una demanda presentada en junio por un investigador que objetó que este tipo de estudio involucra la destrucción de embriones humanos.

El juez Royce Lamberth admitió el requerimiento luego de hallar que la demanda previsiblemente procedería debido a que las guías violaban una ley que prohíbe el uso de fondos federales para destruir embriones humanos.

"La investigación (con células madre embrionarias) involucra claramente embriones destruidos", escribió Lamberth en un fallo de 15 páginas. El Gobierno de Obama podría apelar esa decisión o intentar reescribir las guías para cumplir con la ley estadounidense.

La demanda contra los Institutos Nacionales de Salud (NIH por su sigla en inglés), respaldada por algunos grupos cristianos que se oponen a la investigación con embriones, argumentó que la política viola la ley nacional y extrae fondos de investigadores que buscan trabajar con células madre adultas.

Una portavoz del Departamento de Justicia dijo que el Gobierno está revisando la decisión de Lambert y declinó hacer comentarios adicionales.

La Casa Blanca remitió los comentarios al Departamento de Justicia, y los representantes de los NIH no hicieron declaraciones de inmediato.

La decisión en un revés para el Gobierno, que buscaba aumentar este tipo de investigaciones y podría convertirse en un argumento para los republicanos en su campaña para recuperar el control del Congreso en las elecciones del 2 de noviembre.

En el caso es clave la llamada enmienda Dickey-Wicker, que el Congreso agrega cada año a la ley de presupuestos. Prohíbe el uso de fondos federales para destruir embriones humanos.

Ese no fue un problema para el NIH hasta el descubrimiento de las células madre embrionarias en 1998. En el 2001, el entonces presidente George W. Bush dijo que sólo permitiría investigaciones con financiamiento federal que usen algunas partes de las células.

Muchos investigadores del tema protestaron, diciendo que no podían hacer el trabajo que necesitan para desarrollar al máximo el potencial de las células, que pueden generar todo tipo de tejidos del cuerpo humano.

Los investigadores que trabajan con fondos privados pueden hacer lo que deseen, pero el financiamiento federal es la base de la labor científica.

NUEVA POLíTICA

En uno de sus primeros actos públicos después de asumir el poder, Obama revocó aquella decisión y el NIH estableció un cuidadoso proceso para decidir qué partes de las células madres embrionarias pueden ser usadas por investigadores con fondos federales.

Las nueva guías no autorizan el uso de fondos federales para crear las células madre, pero permiten que los investigadores trabajen con ellas si son creadas por otro laboratorio.

"El Gobierno de Obama intentó circunvalar la ley al sostener que sólo se financiaba la investigación luego de que los embriones son destruidos", dijo Charmaine Yoest, jefe del grupo Americans United for Life.

"La sensata decisión de hoy confirma lo que ya sabíamos, que la política del Gobierno viola la ley", agregó.

El doctor James Sherley del Instituto de Investigación Biomédica de Boston y Theresa Deisher de AVM Biotechnology, que trabajan con células madre adultas, presentaron la demanda diciendo que las guías violan la ley y dañan su trabajo al aumentar la competencia por un financiamiento limitado.

Ambos se oponen al uso de células madre embrionarias.

La corte de distrito inicialmente desechó la demanda, diciendo que ninguna de las partes tenía el derecho a presentar el cuestionamiento. Una corte de apelaciones revocó en junio esa decisión, lo que condujo al dictamen del lunes.

Sherley no estuvo disponible inmediatamente para ofrecer comentarios.

"No hay una reparación posterior porque la corte no puede compensar a los demandantes por su oportunidad perdida para recibir fondos", escribió Lamberth.

El juez consideró que el fallo preliminar no daña seriamente a los investigadores que se concentran en células madre embrionarias, porque la decisión preserva el status quo y no interferirá en su capacidad para obtener financiamiento privado.

Con el fallo preliminar en vigencia, ambas partes posiblemente presentarán argumentos y precedentes al juez para que éste decida si las guías pueden ser bloqueadas permanentemente o si se permite que entren en efecto.

Reporte de Jeremy Pelofsky. Editado en español por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below