Videojuegos violentos mejoran toma decisiones: estudio

miércoles 15 de septiembre de 2010 13:10 GYT
 

SIDNEY (Reuters) - Los videojuegos violentos pueden ayudar a los jugadores a tomar decisiones más rápido en la vida real, según un estudio publicado el miércoles.

Investigadores de la University of Rochester en Nueva York revelaron que los juegos de disparo en primera persona generan una mayor sensibilidad y conducen a un uso más eficiente de la evidencia sensorial.

"Estos beneficios de los videojuegos provienen sólo de los juegos de acción, que casi siempre son de disparos, en los que uno va por un laberinto y no sabe cuándo aparecerá un villano", indicó en un comunicado la investigadora Daphne Bavelier.

El estudio, publicado en la revista Current Biology, consistió en la evaluación durante meses de 26 personas de 18 a 25 años. Ninguno de los participantes había jugado juegos de disparo antes.

La mitad de los participantes jugó 50 horas de videojuegos con disparos como "Call of Duty" y "Unreal Tournament", mientras que la otra mitad de la cohorte pasó 50 horas practicando el juego de estrategia "The Sims 2". Luego, los expertos realizaron a los sujetos diferentes pruebas.

El equipo halló que el grupo de participantes que había jugado a disparar podía realizar juicios más rápido y con más precisión, siendo un 25 por ciento mejores en la toma de decisiones.

"A diferencia de los paradigmas de aprendizaje estándar, que tienen una solución altamente específica, no existe tal solución puntual en los videojuegos de acción, debido a que las situaciones rara vez se repiten", escribieron los autores.

Los resultados se conocen en medio de un debate sobre las ventajas y desventajas de los videojuegos violentos, como los que implican disparos.

Una investigación reveló previamente este año que los videojuegos pueden incrementar la agresión y la hostilidad en algunos jugadores, aunque también podrían beneficiar a otras personas en sus habilidades visuales y espaciales y mejorar su capacidad de socialización.

(Por Belinda Goldsmith; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)