Las redes sociales pueden dominar tu vida: universidad EEUU

miércoles 22 de septiembre de 2010 09:20 GYT
 

Por Jon Hurdle

FILADELFIA, EEUU (Reuters) - Estar continuamente conectado a través de medios sociales puede incrementar el estrés, deteriorar las relaciones personales e incluso causar trastornos del sueño, según una universidad estadounidense.

Tras prohibir el uso de Facebook, Twitter, mensajería instantánea y otros medios durante una semana, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Harrisburg, en Pensilvania, concluyó que la tecnología había estado ocultando algunas trampas.

"Los estudiantes se dieron cuenta de que los medios sociales, especialmente Facebook y la mensajería instantánea, si no se usan de manera apropiada, pueden adueñarse de sus vidas", dijo Eric Darr, decano de la facultad.

La universidad, de 800 estudiantes, decidió imponer la prohibición para observar cómo afectaba la tecnología la vida de los estudiantes y del profesorado.

La mayoría de los alumnos cumplieron con el experimento de una semana de duración realizado este mes y algunos descubrieron que la tecnología podía controlar sus vidas.

Darr citó a un estudiante que sentía la necesidad de entrar en Facebook 21 horas al día y bloqueaba la entrada de nuevas publicaciones entre las dos y las cinco de la mañana para dormir un poco.

"A mí me suena a adicción", dijo Darr, impulsor del apagón tecnológico que se aplicó mediante el bloqueo del acceso de los medios sociales a la dirección IP de la universidad.

Darr reconoció que los alumnos y profesores que sentían la necesidad de alimentar su adicción a los medios sociales podrían haber continuado haciéndolo a través de sus teléfonos móviles avanzados, pero dijo que la mayoría había obedecido y que algunos estaban gratamente sorprendidos con lo que habían descubierto.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un cliente utilizando un iPhone en una tienda en Nueva York. Jun 24 2010 Estar continuamente conectado a trav&eacute;s de medios sociales puede incrementar el estr&eacute;s, deteriorar las relaciones personales e incluso causar trastornos del sue&ntilde;o, seg&uacute;n una universidad estadounidense. REUTERS/Eric Thayer/Files</p>