Intel inaugura su primera planta de chips en China

martes 26 de octubre de 2010 06:06 GYT
 

TAIPEI (Reuters) - Intel abrió el martes su primera planta de chips en China, en una iniciativa que dijo que podría ayudar a impulsar la economía de China, varios años después de que la firma estadounidense anunciara por primera vez el proyecto de 2.500 millones de dólares.

"Durante 25 años, Intel ha estado invirtiendo e innovando en China con China y para China", dijo el presidente ejecutivo, Paul Otellini, en un comunicado.

"Estas instalaciones ayudan a cumplir con nuestra visión para contribuir a un crecimiento sostenible en China, a la vez que nos dan una mejor aproximación a nuestros clientes en China", dijo Otellini, quien habló en la ceremonia de inauguración oficial en Dalian.

La construcción de la planta, situada en la localidad nororiental de Dalian, ha tomado un tiempo inusual, ya que fue anunciada con bombos y platillos en el 2007.

En los más de tres años desde el primer anuncio, se han sucedido los rumores que sugerían que Intel podría retrasar, reducir o incluso prescindir de sus planes para la planta, aunque la compañía lo ha negado.

China ha luchado durante años para construir una industria de semiconductores mundialmente competitiva, mientras intenta ganar posiciones en la cadena de valor tecnológico, pero ha fracasado ampliamente debido a la naturaleza fragmentada del sector y a una tecnología menos desarrollada.

Intel es el mayor productor de semiconductores del mundo.

(Reporte de Baker Li; Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid; Editado en español por Juan José Lagorio)

 
<p>Imagen de archivo del presidente ejecutivo de Intel, Paul Otellini, durante un foro en San Francisco. Sep 13 2010 Intel abri&oacute; el martes su primera planta de chips en China, en una iniciativa que dijo que podr&iacute;a ayudar a impulsar la econom&iacute;a de China, varios a&ntilde;os despu&eacute;s de que la firma estadounidense anunciara por primera vez el proyecto de 2.500 millones de d&oacute;lares. REUTERS/Robert Galbraith/ARCHIVO</p>