Bloguero egipcio liberado dice que la cárcel no lo detendrá

miércoles 24 de noviembre de 2010 14:16 GYT
 

Por Sarah Mikhail

EL CAIRO (Reuters) - Un bloguero egipcio, puesto en libertad después de cuatro años en prisión por insultar al islam y al presidente Hosni Mubarak, dijo el miércoles que no se arrepentía de nada y que este tiempo en prisión no le impediría seguir dedicándose al activismo en el futuro.

"Si volviera atrás, no cambiaría nada", dijo Abdel Kareem Nabil, de 26 años, conocido como Kareem Amer, en una conferencia de prensa.

Amer, el primer bloguero egipcio encarcelado por expresar sus opiniones en Internet, fue arrestado en el 2006. También fue expulsado de la Universidad estatal religiosa de Al Azhar.

El activista dijo que había sido liberado el 5 de noviembre y después vuelto a arrestar durante 11 días y golpeado. Una fuente oficial del Ministerio del Interior confirmó que se le volvió a detener.

Amer, que no pudo recibir visitas durante uno de los años que pasó en la prisión de Alejandría, dijo que esperaba reanudar sus estudios, pero no en Al Azhar, y que su experiencia en la cárcel no lo silenciaría.

"En primer lugar, no esperaba que las cosas fueran tan difíciles", dijo. "Ahora que lo sé, no retrocederé a causa de las presiones. He aprendido que puedo llevar la situación de otra forma para asegurar mi seguridad mientras todavía expreso lo que quiero decir".

Internet está entre las pocas plataformas públicas para expresar las voces disidentes en Egipto, donde los grupos de derechos dicen que una ley de emergencia que entró en vigor en 1981 se ha usado para silenciar a los críticos de Mubarak y a su Partido Nacional Democrático gobernante.

Sólo un 16 por ciento de los egipcios usan Internet, según un informe del Banco Mundial de 2008, pero los grupos de oposición y partidarios del Gobierno por igual han publicado sus opiniones en la red antes de las elecciones parlamentarias del domingo.

Un grupo de Facebook consiguió reunir en julio a cientos de egipcios en protesta por la muerte de Khaled Said, un activista en Internet que según los grupos de derechos murió bajo custodia policial.