China cerró más de 60.000 páginas web pornográficas este año

jueves 30 de diciembre de 2010 14:58 GYT
 

PEKIN (Reuters) - China cerró más de 60.000 páginas web pornográficas este año y arrestó a casi 5.000 sospechosos en el proceso, dijo el jueves un portavoz del Gobierno, que prometió que no abandonarían la lucha contra el material considerado obsceno.

Pekín ha llevado a cabo una ofensiva muy publicitada contra lo que las autoridades calificaron de contenido sucio e indecente que abrumaba los móviles y la red de internet del país, amenazando la salud emocional de los niños.

Sus críticos acusan al Gobierno chino de profundizar la ofensiva, lanzada el pasado diciembre, y reforzar la censura en general, y dicen que la iniciativa ha afectado a muchas webs con contenido políticamente sensible o incluso generado simplemente por usuarios.

Pero Wang Chen, responsable de la Oficina de Información del Consejo Estatal, u oficina del portavoz del gabinete, señaló que la ofensiva era vital.

"Nuestra campaña ha sido un gran éxito y esto no se ha logrado con facilidad", dijo en una rueda de prensa.

"Hemos convertido el entorno de internet en mucho más limpio que antes, ya que había mucha pornografía disponible", agregó.

"Hemos cambiado esta situación y esto ha sido bien recibido por muchos sectores de toda la sociedad", dijo Wang. "Pero nuestra campaña no ha acabado. Esta será una batalla larga", apuntó.

"Mientras haya gente con malas intenciones que quiera propagar información violenta o pornográfica tendremos que continuar nuestra campaña de reprimir con firmeza la propagación de dicha información", agregó.

De los 4.965 sospechosos, 1.332 personas recibieron "castigo penal", y 58 de ellos fueron encarcelados durante cinco años o más, dijo Wang.   Continuación...

 
<p>Un centro de internet en Taiyuan, China. dic 30 2010. China cerr&oacute; m&aacute;s de 60.000 p&aacute;ginas web pornogr&aacute;ficas este a&ntilde;o y arrest&oacute; a casi 5.000 sospechosos en el proceso, dijo el jueves un portavoz del Gobierno, que prometi&oacute; que no abandonar&iacute;an la lucha contra el material considerado obsceno. REUTERS</p>