Virus ataca teléfonos Android en China, dicen investigadores

jueves 30 de diciembre de 2010 20:25 GYT
 

Por Jim Finkle

BOSTON (Reuters) - Un poderoso virus dirigido a teléfonos inteligentes en China que ejecutan el sistema operativo Android de Google Inc podría ser el virus más sofisticado para atacar aparatos móviles hasta la fecha, dijeron el jueves investigadores de seguridad.

La empresa antivirus Lookout Mobile Security estima que el número de teléfonos que han sido infectados por el virus, conocido como Geinimi, oscila entre las decenas de miles a los cientos de miles.

Los investigadores dijeron que el virus aún no ha sembrado el caos y que no estaban seguros de lo que sus autores trataban de lograr.

"No nos queda claro cuál es el propósito del mismo", dijo Kevin Mahaffey, director de tecnología de Lookout. "Podría ser cualquier cosa, desde una red de publicidad maliciosa a un intento de crear una red de 'bots'", agregó.

Una red de bots es un ejército de computadoras esclavas, utilizada para lanzar ataques y cerrar sitios de internet, o que se convierten en servidores de correo electrónico no deseados.

Sin embargo, la aparición de Geinimi subraya la preocupación de que los piratas están dejando de atacar los PC para concentrarse en dispositivos móviles, ya que los usuarios cada vez más dejan sus datos importantes en sus bolsillos.

Los teléfonos se contaminan con Geinimi cuando los usuarios descargan aplicaciones de software que han vuelto a empaquetarse para incluir el virus, de acuerdo a los investigadores de Lookout y Symantec Corp.

Los programas corruptos incluyen versiones de los videojuegos Monkey Jump 2, President vs Aliens, City Defense y Baseball Superstars 2010, según Lookout.

Los investigadores de Lookout dijeron que hasta ahora sólo han encontrado el software contaminado en tiendas de aplicaciones de terceros destinadas al mercado chino. Las versiones legítimas de las aplicaciones en el mercado oficial de Android parecen ser seguras, dijeron.

(Reporte de Jim Finkle; Editado en español por Patricia Avila)