Laureado director coreano rueda una película en iPhone

jueves 13 de enero de 2011 08:47 GYT
 

Por Dahee Lim

GOYANG, Corea del Sur (Reuters) - Hoy, el iPhone. Mañana, ¿Cannes?

La última película del laureado director surcoreano Park Chan-wook, "Night Fishing" ha generado mucho revuelo en su país natal: fue rodada utilizando 10 iPhones 4 de Apple, tres de los cuales controlaba él mismo.

Park, que ganó el Gran Premio de Cannes en el 2004 por "Oldboy" también dirigió la historia de 30 minutos sobre un pescador y una hechicera con su hermano, Chan-kyong, y dijo que las circunstancias de su rodaje daban a la película un aroma inusual.

"Las películas que he dirigido antes estaban meticulosamente planeadas por adelantado y se rodaban tal y como estaban imaginadas. Comparado con eso, rodar esta película daba sensación de libertad, y todo el mundo tenía la misma capacidad de intervención", dijo Park a Reuters en una entrevista en su estudio in Goyang, al norte de Seúl.

"Algunas escenas fueron rodadas desde ángulos más interesantes que lo previsto inicialmente", apuntó.

Ya existen videos rodados con smartphones en internet, pero esta es la primera vez que un destacado director coreano ha hecho el intento.

Park dijo que las limitaciones de utilizar una cámara pequeña trajeron una creatividad y una nueva vida a la película.

Añadió que había otra ventaja: rodar estas películas es barato.

"Cuando sea más mayor y menos popular, llegará un día en que tenga que rodar películas de bajo presupuesto. Esta exp eriencia me ha preparado por adelantado", declaró.

(Reporte adicional de Danbee Moon; Traducido por Redacción de Madrid; Editado por Juana Casas)

 
<p>El director surcoreano Park Chan-wook durante una entrevista con Reuters en Goyang, Corea del Sur. ene 12 2011. Hoy, el iPhone. Ma&ntilde;ana, &iquest;Cannes? La &uacute;ltima pel&iacute;cula del laureado director surcoreano Park Chan-wook, "Night Fishing" ha generado mucho revuelo en su pa&iacute;s natal: fue rodada utilizando 10 iPhones 4 de Apple, tres de los cuales controlaba &eacute;l mismo. REUTERS/Truth Leem</p>